El partido de Pablo Iglesias

El 2 de mayo de 1879, un grupo de intelectuales y trabajadores fundaban en Madrid el Partido Socialista Obrero Español, en un contexto de bipartidismo institucionalizado, marginación mediática y social hacia cualquier opción que se saliera de la norma, mucho más feroz e inquebrantable que en la actualidad.

En las primeras elecciones a las que se presentó el PSOE sacó un único escaño. Fue el de su fundador y presidente Pablo Iglesias, que se tuvo que enfrentar en el parlamento a una mayoría abrumadora de los partidos liberal y conservador. Estos dos partidos, auténticos amos de la seudodemocracia que se había instaurado en España para acabar con la inestabilidad política, se turnaban en el poder de una manera totalmente concertada en un sistema en el que ambos partidos se necesitaban mutuamente para asegurar sus cuotas de poder. La injusta ley electoral hecha a su medida y el caciquismo imperante por todo el territorio español ponían el cerrojo a este turnismo.

Estos grandes partidos, junto a la incipiente prensa de la época controlada por ellos mismos, despreciaron al PSOE y a su único diputado Pablo Iglesias. Le acusaron de radical, de peligro para la democracia. Quizá argumentaban que el PSOE era una plataforma personalista de su fundador, llamándolo “el partido de Pablo Iglesias”. Quizá le tildaron de oportunista, de decir lo que las masas querían oír. Realmente vieron con miedo cómo ese movimiento iba creciendo desde abajo y no desde arriba (como los partidos de notables que eran ellos), haciendo política en la calle, interesándose por los problemas de la gente.

En las elecciones de 1918, tras una época de fuertes protestas y movilización social, “el partido de Pablo Iglesias” logró sumar otros cinco escaños, confirmando su ascenso imparable. Ese mismo año logró su primera alcaldía, en un pueblecito andaluz. Los partidos tradicionales se mostraron cada vez más incapaces de controlar a una ciudadanía que no se sentía representada por ellos ni por el sistema imperfecto que habían montado. Lo que pasó después todos lo sabemos. En 1931, con la proclamación de la República, se sustituyó la ley electoral por una más representativa y que acababa con los caciquismos. “El partido de Pablo Iglesias”, ya sin él, ganaba las elecciones. ¿Os suena de algo?

Anuncios

Publicado el 05/01/2012 en Historia, Política Nacional y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 10 comentarios.

  1. Sin duda, podríamos coger tu entrada y, cambiando tan sólo un par de cosas, PSOE y Pablo Iglesias, por ¿hace falta que lo diga?, nos encontraríamos con una repetición de la historia, como mínimo, llamativa.

    Sólo una pequeña duda. Al final de la entrada, donde pone “En 1931…ganaba las elecciones”, ¿qué pondríamos para nuestro caso?

  2. La ley electoral de la II República, era más injusta que la actual, era basicamente el sistema que tenemos para el Senado. La desproporcionada ley electoral fue la causante de los continuos motines y golpes de estado (ya que la composicion del parlamento era azarosa y no proporcional), que sacudieron la República, hasta que uno de ellos triunfó parcialmente y comenzó la guerra civil.

    Y no era muy diferente de la ley electoral anterior, lo que era diferente eran los caciques, que aquí beneficiaban a otros partidos distintos o incluso, en algunos sitios, las elecciones fueron reales.

    Lo de que el PSOE era un partido totalitario era una gran verdad y se percibe en cualquier discurso de la época.

    En cuanto al motivo por el que el PSOE fue la fuerza mayoritaria en 1931, se debe sobre todo a la dictadura de Primo de Rivera, que había reprimido cualquier fuerza alternativa, al PCE (escisión prosovietica del PSOE), a los anarquistas (que eran el movimiento revolucionario mayoritario en España, haciendo que el socialismo irrelevante); mientras a los socialistas los ayudó dandoles cargos de poder, como es el caso del Consejero de Estado Francisco Largo Caballero, lider de la UGT (el pequeño sindicato socialista que hasta entonces no podia competir con el anarquista CNT).

    Cuando llegó la república, el totalitario y bien organizado PSOE tenía que ganar por fuerza, ayudado por ese injustísimo sistema electoral que hace que solo valgan las dos opciones más votadas (toda la izquierda se vio forzada a votar PSOE en la mayoría de las circunscripciones).

    Cualquier parecido con UPyD es mera coincidencia.

  3. Claro, de eso va esto, de remarcar las coincidencias sobre todo en los inicios, en el sentido de un nuevo partido que hace política de manera diferente y es despreciado por el bipartidismo. Y que la historia se repite 130 años después con uno de los protagonistas en distinta posición.

  4. Tremendo Evergetes. No hacía falta que lo preguntases, ya se veían las coincidencias con UPyD a la legua 😛

  5. Por cierto, el PSOE amenazó de muerte a Maura (presidente del gobierno) en el congreso, eso no lo hace ni Amaiur, normal que lo llamaran radical. Y si has leido los discursos que daban de 1936 para atrás, veras que no eran regeneracionistas, sino antidemócratas y machistas (defendieron la dictadura de Primo de Rivera, defendían a nivel teórico su propia dictadura y se opusieron en su momento al sufragio para las mujeres).

    En 1933, las primeras elecciones generales con sufragio universal (ambos sexos), el PSOE se hunde, arrasa la derecha (CEDA) y queda en segundo lugar y gobierna el PRR, de Alejandro Lerroux, un partido nacido en Barcelona, antinacionalista y moderadamente izquierdista, una especie de C’s o UPyD, esa es la comparación que yo haría (tambien el PRR empezó de la nada y logró 102 escaños).

  6. Joer Alejandro, no estoy comparando ideologías ni nada de eso, si no has entendido el artículo no le des más vueltas, pero no hace falta que me des lecciones de historia…

  7. Joé, pues yo espero que UPyD dentro de 100 años no esté como está el PSOE ahora XD, vamos, que espero que la historia no se repita XD

    • jajaja el nombre es lo de menos yo por mi parte no espero nada para dentro de 100 años, porque habrá otros problemas que requieran de unas soluciones distintas y da igual quien ofrezca esas soluciones, no ya porque los partidos sean una mera marca, sino porque dudo que vivamos tanto 😛

      Por Cierto Ever, interesante artículo, quizás hubiese sido conveniente matizar lo de “más representativa” respecto a la ley electoral de la II República, pero todos sabemos que la situación no es para nada como la actual y que por tanto queda muy bien como breve comparación sin más trascendencia. Creo que tus artículos de historiador van a ser de lo mejorcito 😉

  8. No es que no lo haya entendido, es que comparas que llamen radical y populista a Rosa con que se lo llamen a Pablo Iglesias, en el segundo caso acertaban.

    Con respecto a la ley electoral… la de la II República era de todo menos justa.

    Y las lecciones no son para tí, son un anexo para el que el que lea el artículo no se lleve a engaño xD

  9. Muy bueno Evergetes. Añado un apunte: El socialismo fue capaz de construir una alternativa global, criticable o no. Creo que nosotros podríamos poner nuestro granito de arena para crear una verdadera alternativa para al menos Europa. #3ªvía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: