Grados de democracia

Hace un mes celebramos el día de la vigente Constitución Española, la norma más importante de nuestra democracia. Pero al mismo tiempo que celebramos la democracia, debemos recordar que existen grados de la misma, y no estamos en el más elevado. Es una triste realidad que hay que admitir, pues nos faltan dos cosas mínimas: separación de poderes y poder último del pueblo sobre cualquier líder. No está reñida la autocrítica con disfrutar lo que se tiene.

[Excluiré de mi análisis al jefe de Estado, ya que en España su figura carece de poder y tiene un carácter meramente representativo]

Existe un parlamento que ejerce el Poder Legislativo. Este órgano se divide en Congreso y Senado, aunque hay que aclarar que quien lleva la iniciativa y el peso de la legislación es el Congreso, mientras que el Senado se limita a vetar o enmendar las leyes —aunque con escaso poder, ya que necesita mayoría absoluta, y con esa misma mayoría el Congreso levanta el veto o veta a su vez cualquier enmienda hecha por el Senado.

En este punto habrá quien diga que no siempre hay mayoría absoluta. Pues se equivoca, siempre la hay: si no la logra un solo partido, la logra una coalición o de lo contrario no se puede generar gobierno. Hasta la fecha, la experiencia nos dice que la segunda opción es aún peor, ya que además de gobernar a su manera, el partido mayoritario paga un “peaje” a los partidos bisagra que completan la coalición.

Por todo lo dicho hasta ahora argumento que, en la práctica, únicamente el Congreso ejerce el Poder Legislativo.

Además, debido a la disciplina de voto y al funcionamiento interno poco democrático de los partidos políticos, acaba siendo el líder del partido (o a lo sumo la junta directiva del mismo) quien controla las acciones de sus miembros en la cámara y por ello pasa a ser una o pocas personas quienes hacen uso del Poder Legislativo, más que la cámara en sí.

El presidente del gobierno es elegido y depuesto por el Congreso y ejerce el Poder Ejecutivo. Por tanto el Congreso también ocupa el Poder Ejecutivo.

El Fiscal General del Estado es nombrado y depuesto por el Gobierno, a placer.

El Defensor del Pueblo es nombrado por el Congreso.

El Consejo General del Poder Judicial consta de 21 miembros, elegidos 10 por el Congreso, 10 por el Senado y el que falta es elegido por el propio Consejo de entre los jueces del Tribunal Supremo que pasa a presidir ambas instancias.

Por último, el Tribunal Constitucional —auténtico tribunal Supremo, pues cualquier decisión del Supremo se puede apelar ante el TC, si a este último le parece oportuno— consta de 12 miembros elegidos de este modo: 4 los nombra el Congreso, 4 el Senado, 2 el Gobierno y 2 el CGPJ (que ya hemos dicho que estaba politizado).

Obsérvese que no queda ni una sola de las “sagradas instituciones” que no esté a las órdenes del Parlamento (o haya sido nombrada por éste), y especialmente del Congreso. Si bien es verdad que en los nombramientos que realizan el Congreso y el Senado se necesitan hasta 3/5 de la cámara (60%).

Ahora trataré el segundo tema: que los gobernantes no tienen plena legitimidad y, en cuanto son elegidos, pueden hacer prácticamente lo que sea.

Ya hemos hablado del TC, y la consecuencia de que esté completamente politizado es que el presidente, los diputados de su partido (que están a sus órdenes) o algún otro poderoso personaje podría saltarse la Constitución cuando quisiera, porque la palabra de ese tribunal es inapelable y aunque te declare culpable no te puede condenar a nada (no hay penas por violar la Constitución si otras leyes menores no la fijan). Por supuesto, estoy poniendo un caso extremo de corrupción masiva, hasta el punto de que se decida legalizar el robo de las arcas públicas, por ejemplo.

El Congreso, que tiene (casi) todo el poder es elegido de un modo peculiar que tiene dos problemas:

1. No hay proporcionalidad: algunos pueden obtener más escaños que otros, con menos votos.

2. No eliges a candidatos concretos dentro de un partido, sino a una lista bloqueada.

De este modo el líder del partido que tenga mayoría absoluta en el Congreso, con o sin pactos, tiene el poder absoluto, no por ser presidente del gobierno, sino por dirigir el partido mayoritario en la cámara, como ya he señalado antes.

Añado ahora que, según la Constitución Española de 1978, si se recoge 1 millón de firmas el Congreso discute si se celebra o no un referéndum, y en qué términos lo celebra, de lo que se pedía con las firmas, aunque de entrada no se puede pedir referéndum para reformar la Constitución, ni un estatuto, ley orgánica… Es decir, nada de lo importante. Por otro lado, aclarar que un referéndum en España no es vinculante, por lo que se podría decir que el Parlamento no sólo representa sino que a veces sustituye al pueblo, pudiendo imponer su voluntad sobre la del pueblo en un momento concreto.

De este modo, el líder del partido que gana (por mucho o por poco) goza durante 4 años del poder absoluto, irrevocable, puede vulnerar la Constitución sin castigo, tener en el Congreso y en todo lo demás gente fiel y servil, y hacer en definitiva lo que quiera sin que el pueblo lo pueda castigar. Pasados 4 años, puedes no votar al partido anterior y votar a otro, pero éste puede hacer lo mismo; es más, desde el poder, el presidente puede suprimir las elecciones para siempre (o hacer que se celebren cada 50 años) y sería “constitucional” si el TC lo avalase.

Espero que mis palabras hagan reflexionar, no tengo intención de desprestigiar a España ni que nos flagelemos en vano. Mi intención real es la de llamar a todos a unir fuerzas para mejorar nuestra democracia y nuestra nación. Porque existe solución a todo esto, pero para ponerla en práctica será necesario obtener mayoría (tal vez absoluta) en el Congreso, visto cómo está el actual panorama político.

Anuncios

Publicado el 06/01/2012 en Regeneración democrática y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 14 comentarios.

  1. Vaya exageración Villuela. No creo que nos topemos ante semejantes seres autoritarios que hayan sido elegidos por el pueblo en mayoría, aunque sea simple.

    Y otra cosa que debería matizarte es sobre el TC. Creo que no conoces muy bien su funcionamiento. El TC no juzga los casos concretos, el TC solo juzga si se ha vulnerado o no la Constitución. Un ejemplo práctico, el TC no juzgó si Bildu era legal o no era legal, lo que realmente juzgó fue si la sentencia del TS se adecuaba a la Constitución o no se adecuaba a la Constitución. Decidieron que no se adecuaba a la Constitución y eso derivó en nulidad de la sentencia del TS.

    Es decir, el TC siempre actúa para eliminar los efectos o de una ley o de una sentencia, y siempre tomando como referencia la Constitución para ello. Pero el TC jamás toca el fondo de un asunto, a excepción de una de sus competencias, resolver determinados conflictos de competencias entre administraciones territoriales, habitualmente Estado – Comunidad Autónoma.

    Ahora bien, estoy de acuerdo contigo en que alguna de las decisiones del TC pueden estar influenciadas por asuntos políticos.

  2. Conozco la teoría, pero en la práctica, el TC puede invalidar cualquier sentencia diciendo que no se ajusta a la constitución, por lo que puede actuar (si quiere) de tribunal de última instancia, para beneficiar al reo.

    En cuanto al autoritarismo… yo no digo que nos vaya a ocurrir, pongo un caso extremo de lo que PODRIA pasar con este sistema, lo que el sistema permite.

  3. No me parece que sea cierto que el TC “jamás toca el fondo de un asunto”, sobre todo en el caso mencionado de Bildu, una sentencia que fue especialmente polémica precisamente porque el TC fue más allá de sus competencias. Precisamente los votos particulares de los cinco magistrados discrepantes incidieron en eso (ver, por ejemplo, http://www.elpais.com/articulo/espana/votos/particulares/sentencia/Constitucional/Bildu/concluyen/tribunal/excedio/competencias/elpepuesp/20110509elpepunac_44/Tes) No es que algunas de las decisiones del TC puedan estar influenciadas por asuntos políticos, es que desde hace mucho funciona como una extensión de los partidos, hasta el punto de que antes de que se produzcan las votaciones se sabe el resultado, según el número de jueces “progresistas” y “convervadores” que lo componen, sin olvidar su mayor o menor “sensibilidad” hacia el nacionalismo.

    No me parece exagerado el análisis de Villuela. Realmente nuestra democracia es una partitocracia, y se ha ido deslizando además a un sistema presidencialista, que no era lo que estaba previsto. No hay más que ver estos días a Rajoy haciendo y deshaciendo. Bueno, eso si se dejara ver.

    • Está claro que no está bien que haya tantas conexiones entre los poderes. Y el TC a pesar de ser Poder Judicial, es independiente al Poder Judicial ordinario, vamos, lo que llega al TS.

  4. A mí la entrada me parece una exageración. Habrá elementos criticables en el actual sistema político español, pero esta entrada lleva situaciones al extremo, situaciones que en la práctica sabemos que no se van a dar.

  5. Utilizo un recurso Valle-Inclanesco llamado esperpento que consiste en poner la lupa a los defectos para que se perciban más facilmente. Llevo la situacion al extremo (al que no hemos llegado aún) para demostrar que nuestro sistema no es de ‘checks and balances’. Pero mi crítica es al sistema, no a acontecimientos o personas concretas.

    Con respecto al presidencialismo, ojala nuestro sistema fuera presidencial, así no tendría la misma persona el poder ejecutivo y el legislativo, como ocurre en este sistema sin separacación de pdoeres.

  6. Ahora no tiene una persona esos dos poderes, lo tienen 350.

  7. No, los tiene los dos un hombre llamado Mariano Rajoy. Acuerdate de la disciplina de voto en los partidos y de que el PP tiene mayoría absoluta en ambas cámaras.

    En cambio, si Rajoy fuera el presidente y, mediante un sistema proporcional, los demás partidos tuvieran el legislativo, la cosa sería distinta y no causaría ingobernabilidad.

  8. A ver, que un diputado puede saltarse la disciplina de partido, lo único que puede pasar es que se le expulse del partido.

    ¿Pero no crees que en el caso de que el presidente del partido fuese corrupto e hiciese cosas que no se han consensuado dentro del partido los diputados de dicho partido se saldrían de éste?

    Lo del esperpento creo que Valle-Inclán lo hacía mejor que tú, Villuela.

  9. El presidente del partido (o una reducida cúpula directiva) deciden la composición de las listas, las cuales son bloqueadas. Así que en el congreso están los más serviles, de eso se ha asegurado el presidente.

    Y si el presidente tiene la intención de hacer cosas malas, localiza primero en el partido a 180 personas dispuestas a ello (dentro de los miles y miles de afiliados) y les pone al principio de las listas.

  10. Sí, y la CIA seguro que tiene micrófonos en tu casa XD.

  11. Pringadillo24

    Los jueces tienen que volver a nombrarse íntegramente entre ellos para elegir los miembros del Tribunal Constitucional, como se hacía antes de 1985. Lo que falla no es el sistema, es el ciudadano español que no sabe explicarse ni comprende lo que le explican, falla la España tradicional, que educa y ha sido educada en la falta de entendimiento, autocrítica, falta de amor, ignorancia, timidez, tacañería. Por culpa de ellos y de sus amos la CIA (USA), los españoles suspendemos todos en compresión oral y escrita, no sabemos dialogar, debatir sobre las propuestas, no sabemos escuchar, interrumpimos, despreciamos lo que desconocemos, negamos la mayor, levantamos la voz. Con esa carencia básica con respecto a Europa ¿cómo vamos a mejorar o competir? Hay que darle caña a la mejora de la comprensión oral y escrita, mejorando especialmente los métodos didácticos. Es mucho mejor invertir la pasta en eso que invertir en reformas del tribunal constitucional, sanidad o resto de educación o políticas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: