Archivos Mensuales: febrero 2012

“Els diners i els collons són per a les ocasions”

“Els diners i els collons són per a les ocasions” (“El dinero y los cojones son para las ocasiones”) es un refrán popular valenciano que decía mi querida abuela; debe de ser que las abuelas de los políticos valencianos decían lo mismo, porque en eso se gastan els diners nuestros políticos, entiéndase que hablo de dinero público, que en lo que a mí respecta cada uno que se gaste su dinero (y por supuesto sus cojones) en lo que le venga en gana, pero cuando hablamos de dinero público la cosa cambia, ¿o no?

Hagamos un brevísimo repaso a los últimos años de gobierno de PP en la Comunidad Valenciana: hemos tenido Copa América, circuito de Fórmula 1, visita del Papa, Terra Mítica, Ciudad de la Luz, Canal 9, y hasta un precioso aeropuerto sin aviones…

Así que dinero en ocasiones se ha gastado a mansalva, pero, ¿qué pasa, por ejemplo, con la educación? Se ve que no es una ocasión y no merece la pena gastar dinero en ella, y a mí que no me hablen de crisis económicas, que ya tengo 22 añitos y cuando hacía la ESO ya copiábamos las preguntas de los exámenes porque no había dinero para fotocopias y nos dosificaban hasta el papel higiénico, y algunos ya salíamos a la calle a pedir dinero para la pública… Pero parece que últimamente las cosas están peor; eso cuentan mis padres (profesores de enseñanza pública), que han visto reducido su sueldo; eso me cuentan mis amigos, que van con mantas a estudiar. Y es que ahora ya no se trata de dosificar el papel higiénico, ahora la mierda nos ha cubierto de tal manera, estamos tan indignados, que ya no somos algunos los que salimos a la calle, ahora somos muchos… Y se ve que a la abuela de la delegada del gobierno en Valencia también le gustaban los refranes, y uno de los refranes que se sabía debía de ser el de “a grandes males, grandes remedios”.

Pero ya que estamos con los refranes populares, hay uno que dice que “el remedio es peor que la enfermedad” y es que el remedio de permitir y/o ordenar a policías arremeter contra adolescentes, ese remedio es peor que la enfermedad, porque a algunos nos están confirmando que aquéllo que decían cuatro perroflautas en la Puerta del Sol hace ya casi un año era algo más que una cancioncilla pegadiza: “Lo llaman democracia y no lo es”.

Anuncios

¿Proporcionalidad o austeridad?

Quiero plantear, por un lado, una reclamación constante por parte de la sociedad española y de aquellos partidos castigados por la ley electoral imperante. Se trata de la falta de proporcionalidad que origina dicha ley en la representación política a partir de los resultados electorales. Este déficit tiene varios orígenes, pero el más acusado es sin duda la circunscripción provincial, que en el caso de las provincias poco pobladas, produce este efecto. Una de las soluciones que mejoraría esta proporcionalidad, sin cambiar las circunscripciones, sería el aumento del número de diputados en el Congreso. Lógicamente, con mayor número de diputados mayor proporcionalidad.

Sin embargo, otro clamor de la ciudadanía es el comportamiento de la clase política, más aún en un contexto de crisis económica extrema. A los incesantes casos de corrupción que se van dando a conocer cada día, tenemos que sumar la sensación de que los políticos tienen elevados sueldos, trabajan poco, y cuando toman decisiones lo hacen de espaldas al pueblo, con quienes han perdido todo contacto desde las elecciones.

De esta manera, cuando se planteó la ampliación del número de parlamentarios, de 109 a 135, en Andalucía, puesto que el ratio por habitantes se había quedado desfasado, el líder regional del PP Arenas se quejó, argumentando que ningún parado -en Andalucía hay muchos-, le había planteado semejante demanda.

¿Cómo podemos conciliar estas dos tendencias, aparentemente incompatibles? Para centrar el asunto, si lo llevamos a un extremo, para obtener un máximo de proporcionalidad, podríamos hacer un parlamento de 1000 diputados, con circunscripción nacional, y sin barreras de entrada, donde con un 0,1% de votos se conseguiría un diputado.

Por otro lado, llevando al extremo la austeridad, cerramos el Congreso y el Senado, en este segundo caso no se notaría gran cosa, y gobernamos a golpe de decreto desde el gobierno. Así nos ahorramos toda la dotación económica destinada a las cámaras.

Voy a proponer una solución completamente distinta que cubre ambas posibilidades. En primer lugar, vamos a fijar dos conceptos, ¿cuántos parlamentarios son necesarios para llevar a cabo la tarea rutinaria, plenos, comisiones, etc.? Digamos que 100.
¿Cuántos parlamentarios serían necesarios para mejorar la proporcionalidad de los partidos minoritarios? Digamos que 500.

Entonces creemos la figura del voto parlamentario, en lugar del diputado. Para ello, los resultados de las elecciones los calculamos en función de 500 representantes con una ley electoral que no voy a discutir aquí. Pero en la realidad, sólo ocupamos 1 puesto en el parlamento por cada 5 obtenidos. Si un partido obtiene 200 votos parlamentarios, sólo acuden 40 diputados, si uno obtiene 10 sólo acuden 2. Para los partidos muy minoritarios se puede redondear al alza para que al menos tengan un representante si sólo han obtenido 2 ó 3 representantes.

A la hora de las votaciones es muy sencillo, en el fondo se haría lo mismo que se hace ahora, el jefe de cada grupo parlamentario vota y su voto vale por todos los votos parlamentarios que su grupo obtuvo en las elecciones. Por ejemplo, si el PP obtuvo 250 votos parlamentarios, tiene 50 parlamentarios -enorme ahorro para las arcas- y a la hora de votar, 1 sola persona de su grupo lo hace, por valor de 250 votos.

¿Qué perjuicio hay? Con la disciplina de voto imperante en todos los partidos, ¿para qué sirve que 350 señorías accionen a la vez el botón electrónico del voto, si dentro de cada partido todos votan lo mismo? Basta con que uno solo lo haga. Y para discutir y debatir en el parlamento, con 100 diputados en total nos basta, ahorramos en sueldos, dietas y gastos varios, y los ciudadanos más contentos por partida doble.

Derecho de manifestación y sus márgenes en España.

Manifestaciones en Valencia

En este momento es actualidad en España las manifestaciones que se están dando en Valencia contra el estado ruinoso de los centros públicos en esta Comunidad. Los alumnos llegan a quejarse de que no hay calefacción y tienen que ir con mantas a clase, entre otras cosas.

Dejando de lado el estado en que pueda encontrarse la educación en Valencia (y en España) que daría para varios artículos y que es un tema en el que yo no tengo conocimientos profundos; el principal motivo de la notoriedad de estas noticias es la naturaleza de las intervenciones policiales que se han ido sucediendo contra estas manifestaciones. Por un lado, el Partido Popular se dedica a afirmar que la actuación de la policía ha sido proporcionada, dentro de la legalidad y que en general se mantiene la normalidad salvo grupúsculos radicales, mientras que el PSOE, a miércoles 22 de febrero ha afirmado en la sesión de control al gobierno, por medio de su portavoz, que se han observado escenas intolerables de represión policial. Otro diputado del PSOE ha dicho que algunos manifestantes habían sido “brutalmente apaleados“. Izquierda Unida no ha aportado mucho más al respecto que lo que ya ha dicho el Partido Socialista.

El caso es que nuestro Congreso, de nuevo, se convierte en el ruedo de la contienda política de epítetos y calificaciones. Que si brutalidad, que si actuación dentro de la legalidad y proporcionada… entramos en la típica lucha que más le gusta a nuestros dos principales partidos. Al PSOE porque es populista y piensa que si consigue demonizar las actuaciones policiales, el PP —que las defiende— perderá apoyos en la ciudadanía; mientras tanto, el PP entra al trapo porque  le interesa más hablar de manifestaciones en Valencia que de  datos económicos, y porque le conviene que el PSOE siga en la lucha del “que vienen los fachas” y no en la de las ideas. Y el PSOE le da el gusto, ¡cómo no!  Sin embargo, ninguno hace nada por arreglar el problema. Se olvidan de que la labor principal del Poder Legislativo es legislar, y si hay un problema tienen los cauces legales para resolverlo de aquí en adelante. Pero no lo hacen. Mucho ruido y pocas nueces, como siempre.

Lee el resto de esta entrada

Sobre los medios de desinformación

Ayer día 21 de febrero en el Congreso se votó la propuesta de UPyD sobre la ilegalización de Bildu. Esto fue lo que ocurrió explicado de manera fácil y esquemática:

  • UPyD presenta una propuesta para la ilegalización de Bildu.
  • PP, PSOE, IU, PNV y CiU empiezan a negociar sin contar con UPyD un texto alternativo.
  • Consensúan finalmente un texto alternativo que en realidad no tiene nada que ver con la intención de la propuesta original de UPyD.
  • UPyD, a pesar de que no han contado con ella para la redacción de ese texto alternativo, acepta añadir la enmienda a la moción original.
  • Tanto PP como PSOE, CiU, IU y PNV rechazan que se añada la enmienda, porque su propuesta es de sustitución.
  • UPyD, entonces, rechaza sustituir su moción.
  • Se procede a la votación de la moción en su texto original, dando como resultado 5 votos a favor (UPyD), y el resto en contra (326, pues 19, entre ellos bastantes miembros del gobierno, no se encontraban presentes en el hemiciclo).

Ahora es cuando viene lo gracioso. Los medios que defienden los intereses del binomio PPSOE llevaban tiempo buscando cualquier cosa para atacar a UPyD, y ya tenían lo que querían. Aunque tuvieran que manipular la noticia. UPyD les está comiendo la tostada poco a poco y existe mucho miedo. La consigna es clara, frenar esta ola magenta aunque sea con falacias, con tergiversación o con mentiras directamente.

RTVE: Dominada aún por el PSOE, siempre fomentando el bipartidismo.

En el noticiario de la noche, muestra la información como un Rosa Díez contra todos. Diciendo que UPyD ha rechazado el texto consensuado por todos los partidos. Mentira. Han aceptado añadir la enmienda a su moción original. Una enmienda cuyo contenido no ha sido consultado en ningún momento con UPyD. Aunque al menos hablaron un poco más de lo habitual sobre UPyD, a la que han escondido durante mucho tiempo a sus televidentes por ordenes claras desde el PPSOE.

El País: PSOE-ProRubalcabista

http://politica.elpais.com/politica/2012/02/21/actualidad/1329845193_599624.html

Basta con ver el lenguaje perverso y manipulador que utilizan. “El intento de Rosa Díez”, no el intento de UPyD. Está claro la imagen que quieren dar a sus lectores. “Rosa Díez ha rechazado la enmienda conjunta de…”, no la ha rechazado, la ha añadido a la propuesta original. Pero sigamos.

Público: PSOE-ProChacón

http://www.publico.es/espana/423208/el-congreso-aisla-a-rosa-diez-en-su-intento-de-ilegalizar-bildu-y-amaiur

“Rosa Díez aparentó ser ese conductor suicida que insiste en que todos los demás circulan en dirección contraria.” Sin comentarios. Está claro a qué poderes sirven. Lástima que el periódico no vaya a durar mucho más.

Sobre los medios de derecha pro PP como El Mundo o La Razón, poco rastro al respecto. Les interesa esconder la noticia, porque sus dueños “ideológicos”, cuando estaban en la oposición, defendían las mismas tesis que ahora y siempre ha defendido UPyD. Mejor correr un tupido velo para que se entere el menor número posible de gente de que el PP en materia antiterrorista es un poco veleta.

Finalmente quedan comentar algunos medios frikis como El Plural, que tilda a UPyD de estar en la derecha más extrema. Supongo que deben de pensar que el peligro que supone UPyD es mejor tenerlo lo más alejado posible, aunque sea engañando a sus propios lectores. Lo que sí fue de traca fue República que llegó a decir que UPyD estaba a favor de la pena de muerte por lo que dijo sobre Núremberg.

Afortunadamente no estamos en la situación de hace diez años. Ahora mismo se pueden encontrar multitud de fuentes en Internet para informarse como es debido, sin el prisma que suponen los medios de desinformación, fieles obedientes a los intereses políticos y económicos de sus dueños. Señores, se les ve el plumero desde muy lejos.

Les Luthiers, cumbre del humor

Llegué tarde al mundo de Les Luthiers. Este grupo argentino de humor y música había sido fundado en los años sesenta por Gerardo Masana, un arquitecto descendiente de catalanes. Corría el 1964 cuando Masana, que participaba en el Coro de Ingeniería de la Universidad de Buenos Aires, se presentó a un ensayo con un libreto y unas partituras bajo el brazo, una caja con pelucas y un sueño: poner en escena una opereta cómica llamada Il figlio del pirata, con música de Carlos Mangiagalli. La obra había sido estrenada en Madrid en 1883 y, desde entonces, había pasado al olvido. Así lo narran en su propia página oficial los geniales Les Luthiers. Presentada el 26 de septiembre de aquel año, supuso un gran éxito. Cuatro miembros futuros del grupo participaron de él. Masana fallecería de leucemia en 1973. Los otros tres, Marcos Mundstock, Daniel Rabinovich y Carlos Núñez aún hoy, 48 años más tarde, siguen. Jorge Maronna se incorporaría en el segundo espectáculo, la Cantata Modatón, compuesta al estilo de Johan Sebastian Bach, pero con letra extraída del prospecto de un laxante. El quinto componente actual, Carlos López Puccio lleva con ellos desde 1970.

No quiero hacer aquí un resumen de su trayectoria. Su página oficial es el mejor sitio para ello. Una completa información de toda la historia del grupo, giras, etc, así como una pestaña, “G. Masana”, recordando a su fundador. Yo tuve que esperar a la emisión en TVE de una actuación conmemorativa de su 20 aniversario para conocerles. Era un domingo, aún lo recuerdo. Lo grabé. Esa cinta cundió, cundió muchísimo. La vi al menos una docena de veces. Cada vez que pillaba por banda algún familiar o amigo despistado ¡zas!, se la hacía ver. Éxito tras éxito.

Los componentes del grupo son virtuosos instrumentistas, no sólo de elementos convencionales, sino de otros de propia elaboración. Con todo, lo mejor, para mi gusto, es su humor, radicalmente alejado de la vulgaridad y la chabacanería. Es sutil, inteligente, donde no puedes esperar ninguna palabra malsonante, ni caca, ni pedo, ni pis.

Hace cinco años, la ciudad de Buenos Aires les declaró, por unanimidad, Ciudadanos Ilustres. Aquí, en España, el Gobierno les otorgó la Encomienda del Número de la Orden de Isabel la Católica, lo que les confiere el tratamiento de Ilustrísimos Señores.

Pero todo ésto sirve tan sólo a modo de presentación. El verdadero objeto de esta entrada es compartir con vosotros unos sketches de Les Luthiers. Para quien ya los conociera, buen momento para recordarlos. No sé de nadie que los haya visto y no hayan disfrutado como enanos. Para quien no, nunca es tarde si la dicha es buena.

El primero se titula Romance del joven conde. En él, previo a la interpretación del mismo, Marcos Mundstock nos narra de una manera impagable, los estudios del autor, el Maestro Mastropiero -uno de los personajes típicos del universo Luthier-, sobre los distintos sonidos que emiten los animales, cara a emplearlos en sus composiciones.

El segundo es la primera parte del sketch Encuentro en el Restaurante. Se trata de una obra de un compositor húngaro. El problema es que, al ir a leer la introducción a la misma, Mundstock descubre que le falta la hoja.

Para no hacer esta entrada demasiado extensa, dado que serían multitud los vídeos que compartiría con vosotros, concluyo con el tercer sketch. Se trata de uno de los más famosos. Monólogo Rabinovich es lo suficientemente conocido como para que abunden en youtube las versiones de innumerables imitadores. Daniel Rabinovich es el más “ganso” de los cinco, y bien que lo demuestra.

Espero que os hayan hecho pasar un buen rato, como el que yo pude disfrutar en 2010 cuando, por fin, pude verles en directo. Un recuerdo imborrable.

¿Qué pasa con las Malvinas?

Durante estas dos semanas las tensiones entre Argentina y Reino Unido por las Islas Malvinas (Falkland Islands en inglés) han subido de tono vertiginosamente y más por la reciente llegada del príncipe inglés Guillermo, además del envío de apoyo militar a las islas -un submarino nuclear cargado de misiles y un barco de guerra-. ¿Por qué este recrudecimiento? Parece ser que, en contra de las declaraciones oficiales sobre el caso, hay yacimientos petrolíferos rentables y han desplazado maquinaria para realizar prospecciones y extracción. Además, la plataforma continental entre el continente americano y las islas es muy extensa y no cae en picado a las pocas millas náuticas, por lo que es un caladero excepcional de pescado. Debido al esquilmado de los recursos costeros de otros países, poder controlar dicha plataforma continental es de suma trascendencia. Siempre ha habido este tipo de reclamaciones por parte de Argentina, pero en la actualidad hay un bagaje de choques diplomáticos previos que han elevado las tensiones -junto a la renuencia de los hospitales argentinos a tratar a los isleños-, unido a que los organismos internacionales sudamericanos han empezado a apoyar a Argentina, declarándose a favor de la devolución de las islas y bloqueando sus puertos a los buques con bandera de las Malvinas. Hoy, según parece, sólo existe un vuelo chileno hacia las islas.

Pero estas discordias vienen de lejos. Los registros históricos no aclaran mucho sobre quién descubrió el archipiélago, aunque siempre se barajó la posibilidad de que fuera un español o un portugués, y en menor medida alguien de Inglaterra. Fue el holandés De Weert quien fijó en 1600 las coordenadas de las islas y quien aportó pruebas de su llegada, confirmado el hecho en 1690 por el inglés Strong. Algunas expediciones arqueológicas han encontrado restos de poblaciones indígenas del continente aunque hasta el asentamiento de colonos franceses allá por 1764 nunca fue de forma permanente. Sin embargo, atendiendo al Derecho Internacional vigente en el siglo XV, quien avistaba o pisaba tierra podía reclamar ésta para su país, por lo que España procuró la evacuación de la colonia francesa y la llegada de españoles procedentes de los virreinatos americanos, sobre todo del virreinato del Río de la Plata, fundado en 1776. Esta ocupación permanente tuvo fuerte peso en la alegación contra Reino Unido por un asentamiento que realizó proclamando que para reclamar soberanía además de avistada una tierra ha de ser habitada. Este mencionado conflicto fue el culmen, ya que desde 1740 ambos países habían contendido para asegurarse la soberanía, cuestión nunca dirimida pero con España favorecida al tener colonias americanas cerca de la zona.

Lee el resto de esta entrada

Solidaridad y Cataluña

SolidaridadDe toda la vida nos han enseñado que la solidaridad es una forma de actuar voluntaria por la que se da algo que nos sobra a quien lo necesita.

Sin embargo, en los Estados sociales y democráticos, como es España, la solidaridad no es un gesto voluntario. La solidaridad viene impuesta, el ciudadano no tiene la opción de elegir si su dinero se destina a otros ciudadanos más necesitados o no. Eso es plenamente cierto, y es consecuencia de vivir en un Estado social. No conozco a nadie que se queje de que está percibiendo una prestación por desempleo, por jubilación o una subvención del Estado a fondo perdido, como las ayudas a los estudios, las llamadas “becas”.

En mi opinión está bien que existan estas ayudas, aunque no me parece oportuno que se utilicen como patente de corso para no tener o no buscar una fuente de ingresos distinta. Me explico, un parado no debe conformarse con recibir la paga por desempleo, debe buscar seriamente empleo o generárselo él mismo si es posible. De ahí que se retire estas prestaciones a quienes no buscan empleo o rechazan varias ofertas. Un jubilado no debe conformarse con la pensión de jubilación, debe tener unos ahorros, ya que, ¿qué haría si no existiese la pensión de jubilación? Un estudiante no debe depender únicamente de las becas, salvo que la situación familiar sea tan pésima que si no consigue una beca no pueda estudiar.

Pero hay algunas personas que se escuecen por estar en el otro lado de la moneda, el que financia esas ayudas. Véase los independentistas catalanes. Y pongo un ejemplo de una pequeña disertación de un catedrático catalán que explica cómo se compensa lo que Cataluña gana en su balanza comercial con España con las ayudas que los catalanes financian al resto de españoles.

http://www.columbia.edu/~xs23/catala/articles/lluch/deficit.htm

Tiene razón en algunas cosas, cierto es que Cataluña hace un esfuerzo fiscal importante ya que su nivel económico es superior y, por lo tanto, reciben unas ayudas inferiores ya que no las necesitan de igual manera que en otros lugares. Y también es cierto que Cataluña basa gran parte de sus ingresos en la exportación al resto de España, por lo que se forma un círculo vicioso e incluso se anula la famosa frase de “España roba a Cataluña” con la de “la balanza comercial España-Cataluña favorece a Cataluña”. Pero esto no calla las voces independentistas que hacen  la vista gorda con aquéllo que no les interesa mostrar, como es la dependencia comercial de Cataluña con el resto de España. Tienen siempre en la boca lo que más les interesa, el dinero que pone Cataluña para ser solidaria con el resto de la Nación.

Son estas cosas las que me hacen dudar de si la solidaridad impuesta es una buena idea o no. La sociedad no llega a comprender los beneficios de ésta ni sus motivos, formándose ideas incorrectas, tanto por parte de los que más esfuerzo hacen como por parte de los que más se benefician de ella.

Ahora mi pregunta es: si Cataluña se independizase, ¿tendría un modelo social y solidario?

Porque es obvio que si lo tuviesen incurriría en una grave hipocresía. La de no querer compartir con otras personas por ser de Andalucía pero sí hacerlo con otras personas por ser de Cataluña, aunque vivan a 200 km de mi hogar. ¿Qué más dará que una persona viva a 900 ó a 200 km si ambas son personas lejanas para mí? Se supone que todos somos iguales. Pero si ésa es su idea e intención hoy día y eso es lo que harían tras la independencia, en caso de conseguirla, ¡menudos hipócritas están hechos!

Un saludo para los catalanes con sentido común que se consideran igual que un andaluz y por eso consideran exactamente igual ser catalán que ser español.

Privatización de televisiones autonómicas

El Partido Popular sigue con los recortes en las televisiones con titularidad pública. Si primero metió un recorte importante a TVE ahora da otro paso en sus medidas de ahorro y modificará la legislación para que las televisiones autonómicas se puedan privatizar.

En realidad esto no es algo nuevo en el PP o una iniciativa en respuesta a la crisis actual: el PP nunca ha ocultado que prefiere un sistema de gestión privado en las televisiones autonómicas. Sin embargo, nunca había podido privatizar ninguna televisión de ninguna autonomía que gobernase porque una ley estatal lo impedía. Ahora, con Mariano Rajoy en el poder y con el cambio de legislación que se ha comprometido a llevar a cabo, la privatización de televisiones autonómicas está más cerca. Lee el resto de esta entrada

Por un bilingüismo total

Ya estoy bastante cansado de las discusiones sobre las lenguas oficiales de España. Me parece tan de cajón y tan fácil el asunto que no entiendo cómo puede haber tantos debates al respecto. Por favor, señores políticos, dejen de utilizar el tema de las lenguas como arma arrojadiza, dejen de crear problemas donde no los tendría que haber y luchen a favor de la normalidad lingüística en este país.

Vivo en una zona bilingüe, no obstante soy castellanohablante de lengua materna. Siempre empleo el español para todo aunque no tengo ningún problema en entender perfectamente la otra lengua oficial de mi comunidad autónoma, el valenciano. Como es lógico, tengo muchos amigos que se expresan utilizando el valenciano, incluso cuando tengo que hablar con ellos haciéndolo yo en español. ¿Y tenemos algún problema para comunicarnos? No, ninguno. De hecho llega un momento en que ni siquiera te das cuenta de que estás manteniendo una conversación en dos lenguas diferentes a la vez, porque se convierte en algo que surge con naturalidad. Es más, conozco a algunos valencianohablantes que suelen cambiar al castellano cuando tienen que hablar conmigo. No me gusta, me hace sentir mal; no digo nada al respecto, pero preferiría que se expresasen de la forma que más cómodo les resulte. No quiero que pudiendo yo entender perfectamente el valenciano, ellos tengan que hacer un esfuerzo por mí a propósito. Lo mismo ocurre cuando tengo que contactar para cualquier trámite con la administración. Me da igual que me atiendan en valenciano o en castellano, me es indiferente siempre y cuando me dejen expresarme como yo quiera.

Y con esto no quiero decir que no se tengan que proteger las lenguas que se encuentren en situación de inferioridad respecto a la lengua mayoritaria. Por supuesto hay que protegerlas, pero no hay que protegerlas promoviendo procesos de sustituciones lingüísticas para tratar de convertir a la lengua “rival” en la lengua minoritaria intercambiando de esta forma los papeles de ambas lenguas. Lo que hay que hacer es equiparar ambas lenguas en el estatus oficial: en la teoría y, sobre todo, en la práctica. En la teoría mayormente ya están equiparadas; ahora hace falta llevar esta situación a la práctica. Por ejemplo, absolutamente toda la rotulación oficial en las comunidades bilingües debería estar escrita en ambos idiomas oficiales. Ahora mismo, al menos en las zonas donde yo vivo y en otras que he visitado, esto no es así. Aunque haya algunos carteles o paneles que sí estén en ambos idiomas, hay muchos otros que sólo están en uno de los dos. Otro ejemplo sería los nombres oficiales de las poblaciones. ¿Tan difícil es decir si estamos hablando en castellano  Lérida y si estamos hablando en catalán Lleida? Y por supuesto, si hay un cartel de tráfico en Cataluña que diga la dirección para ir a Lérida, ¿tan difícil es poner uno que ponga Lérida/Lleida? O Lleida/Lérida, me es igual. El bilingüismo en los topónimos es la cosa más natural del mundo. De hecho, está bastante aceptado cuando un topónimo de fuera de una comunidad bilingüe se dice de distinta manera en lengua cooficial, como Zaragoza, que en catalán se dice Saragossa. Es por ello que en Cataluña nos podemos encontrar carteles como éste:

Pero curiosamente nos será muy difícil encontrar uno que ponga Lérida/Lleida o Gerona/Girona. ¿Por qué esta marginación del castellano? En la Comunidad Valenciana la cosa no llega a tanto como en Cataluña, y afortunadamente todavía tenemos muchos carteles en los que pone, por ejemplo, Alicante/Alacant (o Alacant/Alicante). Imagino que a más de un nacionalista, por razones que no alcanzo a comprender, respetar el bilingüismo en la toponimia le parecerá aberrante.

A mí en cambio lo que me parece completamente aberrante son las medidas de algunas comunidades autónomas de multar a aquellos establecimientos privados que no rotulen en determinados idiomas. También aquí debería llegar la igualdad total en ambos idiomas oficiales. No me parece correcto que multen por estos asuntos, pero en el caso de que hubiera que hacerlo, tendría que ser multas a quienes no rotulen en ambos idiomas oficiales, porque de lo contrario estás rompiendo la igualdad oficial de ambas lenguas. No se puede favorecer desde las instituciones a una lengua más que a la otra; la normativa debe ser igual para ambas lenguas.

No me gustaría que me acusasen de escribir este artículo simplemente por defender la lengua española. La igualdad que yo promuevo puede que favoreciera respecto de la situación actual al español en comunidades autónomas como Cataluña, pero seguramente en la Comunidad Valenciana la que resultaría beneficiada sería la lengua local. Quizás por culpa de esta guerra encubierta que se ha dado con el tema de las lenguas se haya provocado que algunos nacionalistas catalanes/vascos/valencianos/etc hayan tensado la cuerda, haciendo que en la otra parte, la no nacionalista, sobre todo en regiones no bilingües, haya surgido cierto rechazo hacia las lenguas cooficiales. O puede que fuese al revés, que quien tensase la cuerda primero fuese la parte castellanohablante, no respetando lo suficiente las lenguas cooficiales; pero qué más da quién tensara primero la cuerda. Lo que me gustaría decirle a los castellanohablantes es que no vean a las lenguas cooficiales como un “peligro” para España. Al contrario, la riqueza cultural que nos ofrecen a todos nosotros es inmensa, por lo que no hay que mirarlas con malos ojos, porque también forman parte de todos nosotros, de nuestro legado cultural. Y quiero transmitir el mismo mensaje a los hablantes de una lengua cooficial: tener una lengua común en todo el Estado no pone en peligro el que cada persona en su día a día se pueda expresar en la lengua que quiera.

Tan sólo añadir algo que debería ser una obviedad, a pesar de que nos hagan creer lo contrario: las lenguas son para que se comuniquen las personas. Por favor, no a la utilización política de las lenguas.

Primarias ‘republicanas’ en USA

Como muchos sabéis, el Partido Republicano celebra este año sus primarias para elegir al candidato que se batirá con Barack Obama en Noviembre. En el Partido Demócrata, el otro gran partido en un país esencialmente bipartidista, nadie discute que el actual Presidente se presentará a la reelección.

Dada la composición federal de los Estados Unidos, cada estado cuenta con una cantidad de delegados que reparten entre los candidatos, ya sea otorgándoselos todos al ganador, repartiéndolos por distritos o de forma más o menos proporcional a los votos obtenidos en el estado.

A estas alturas sólo quedan 4 candidatos: Ron Paul, Mitt Romney, Newt Gingrich y Rick Santorum; tras la renuncia de Rick Perry, Jon Huntsman, Michele Bachmann y algunos candidatos que no llegaron a presentarse.

Mitt Romney es el candidato de la moderación, una especie de John McCain renovado. Es el que más opciones tiene de vencer a un Obama que para muchos se ha convertido en socialista y derrochador. Ha obtenido un gran resultado en la conservadora Iowa y un holgado primer puesto en New Hampshire, pero ha tenido problemas en Carolina del Sur.

Rick Santorum es el candidato más conservador, lo cual le impide poder ganar pese al apoyo de la Iglesia Evángelica. Su única victoria ocurrió en el estado de Iowa, tras desaparecer las urnas de varios colegios electorales, en que pasó de perder por 8 votos contra Romney a ganar por 34. En los demás estados no ha logrado ningún delegado.

Newt Gingrich es el conservador carismático, con más labia que Santorum, ha presidido el congreso (Casa de los Representantes) desde el que ejerció una feroz oposición contra Bill Clinton. Ha logrado poco a poco convencer a los conservadores de que él es el único candidato conservador con opciones, es católico (recientemente convertido desde el luteranismo) y le ha valido el primer puesto en la conservadora Carolina del Sur, superando al mormón Romney.

Ron Paul juega en otra división completamente diferente. Sabe que no podrá ganar las primarias, pero aspira a lograr tantos delegados como le sea posible, a fin de llevar al candidato que los necesite hacia posiciones libertarias (liberalismo económico extremo) y antiestatistas (anarquistas). Es claramente repudiado por los demócratas, salvo por su idea de no intervención en la política extranjera, muy en línea con su idea de no usar el ejército y lograr la paulatina desaparición del Estado.

Tras la victoria de Romney en Florida, el cuarto estado que ha celebrado primarias hasta la fecha y el que más delegados ha entregado (50 para el ganador), todo parece indicar que es el favorito en estas primarias y que sólo está en cuestión el tiempo que tardará en ganarlas; es decir, lo que tardará en hacerse con la mitad de los 2286 delegados.