Por un bilingüismo total

Ya estoy bastante cansado de las discusiones sobre las lenguas oficiales de España. Me parece tan de cajón y tan fácil el asunto que no entiendo cómo puede haber tantos debates al respecto. Por favor, señores políticos, dejen de utilizar el tema de las lenguas como arma arrojadiza, dejen de crear problemas donde no los tendría que haber y luchen a favor de la normalidad lingüística en este país.

Vivo en una zona bilingüe, no obstante soy castellanohablante de lengua materna. Siempre empleo el español para todo aunque no tengo ningún problema en entender perfectamente la otra lengua oficial de mi comunidad autónoma, el valenciano. Como es lógico, tengo muchos amigos que se expresan utilizando el valenciano, incluso cuando tengo que hablar con ellos haciéndolo yo en español. ¿Y tenemos algún problema para comunicarnos? No, ninguno. De hecho llega un momento en que ni siquiera te das cuenta de que estás manteniendo una conversación en dos lenguas diferentes a la vez, porque se convierte en algo que surge con naturalidad. Es más, conozco a algunos valencianohablantes que suelen cambiar al castellano cuando tienen que hablar conmigo. No me gusta, me hace sentir mal; no digo nada al respecto, pero preferiría que se expresasen de la forma que más cómodo les resulte. No quiero que pudiendo yo entender perfectamente el valenciano, ellos tengan que hacer un esfuerzo por mí a propósito. Lo mismo ocurre cuando tengo que contactar para cualquier trámite con la administración. Me da igual que me atiendan en valenciano o en castellano, me es indiferente siempre y cuando me dejen expresarme como yo quiera.

Y con esto no quiero decir que no se tengan que proteger las lenguas que se encuentren en situación de inferioridad respecto a la lengua mayoritaria. Por supuesto hay que protegerlas, pero no hay que protegerlas promoviendo procesos de sustituciones lingüísticas para tratar de convertir a la lengua “rival” en la lengua minoritaria intercambiando de esta forma los papeles de ambas lenguas. Lo que hay que hacer es equiparar ambas lenguas en el estatus oficial: en la teoría y, sobre todo, en la práctica. En la teoría mayormente ya están equiparadas; ahora hace falta llevar esta situación a la práctica. Por ejemplo, absolutamente toda la rotulación oficial en las comunidades bilingües debería estar escrita en ambos idiomas oficiales. Ahora mismo, al menos en las zonas donde yo vivo y en otras que he visitado, esto no es así. Aunque haya algunos carteles o paneles que sí estén en ambos idiomas, hay muchos otros que sólo están en uno de los dos. Otro ejemplo sería los nombres oficiales de las poblaciones. ¿Tan difícil es decir si estamos hablando en castellano  Lérida y si estamos hablando en catalán Lleida? Y por supuesto, si hay un cartel de tráfico en Cataluña que diga la dirección para ir a Lérida, ¿tan difícil es poner uno que ponga Lérida/Lleida? O Lleida/Lérida, me es igual. El bilingüismo en los topónimos es la cosa más natural del mundo. De hecho, está bastante aceptado cuando un topónimo de fuera de una comunidad bilingüe se dice de distinta manera en lengua cooficial, como Zaragoza, que en catalán se dice Saragossa. Es por ello que en Cataluña nos podemos encontrar carteles como éste:

Pero curiosamente nos será muy difícil encontrar uno que ponga Lérida/Lleida o Gerona/Girona. ¿Por qué esta marginación del castellano? En la Comunidad Valenciana la cosa no llega a tanto como en Cataluña, y afortunadamente todavía tenemos muchos carteles en los que pone, por ejemplo, Alicante/Alacant (o Alacant/Alicante). Imagino que a más de un nacionalista, por razones que no alcanzo a comprender, respetar el bilingüismo en la toponimia le parecerá aberrante.

A mí en cambio lo que me parece completamente aberrante son las medidas de algunas comunidades autónomas de multar a aquellos establecimientos privados que no rotulen en determinados idiomas. También aquí debería llegar la igualdad total en ambos idiomas oficiales. No me parece correcto que multen por estos asuntos, pero en el caso de que hubiera que hacerlo, tendría que ser multas a quienes no rotulen en ambos idiomas oficiales, porque de lo contrario estás rompiendo la igualdad oficial de ambas lenguas. No se puede favorecer desde las instituciones a una lengua más que a la otra; la normativa debe ser igual para ambas lenguas.

No me gustaría que me acusasen de escribir este artículo simplemente por defender la lengua española. La igualdad que yo promuevo puede que favoreciera respecto de la situación actual al español en comunidades autónomas como Cataluña, pero seguramente en la Comunidad Valenciana la que resultaría beneficiada sería la lengua local. Quizás por culpa de esta guerra encubierta que se ha dado con el tema de las lenguas se haya provocado que algunos nacionalistas catalanes/vascos/valencianos/etc hayan tensado la cuerda, haciendo que en la otra parte, la no nacionalista, sobre todo en regiones no bilingües, haya surgido cierto rechazo hacia las lenguas cooficiales. O puede que fuese al revés, que quien tensase la cuerda primero fuese la parte castellanohablante, no respetando lo suficiente las lenguas cooficiales; pero qué más da quién tensara primero la cuerda. Lo que me gustaría decirle a los castellanohablantes es que no vean a las lenguas cooficiales como un “peligro” para España. Al contrario, la riqueza cultural que nos ofrecen a todos nosotros es inmensa, por lo que no hay que mirarlas con malos ojos, porque también forman parte de todos nosotros, de nuestro legado cultural. Y quiero transmitir el mismo mensaje a los hablantes de una lengua cooficial: tener una lengua común en todo el Estado no pone en peligro el que cada persona en su día a día se pueda expresar en la lengua que quiera.

Tan sólo añadir algo que debería ser una obviedad, a pesar de que nos hagan creer lo contrario: las lenguas son para que se comuniquen las personas. Por favor, no a la utilización política de las lenguas.

Anuncios

Publicado el 06/02/2012 en Política Nacional y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Conozco a nazionalistas catalanes que defienden que 3 horas semanales de catalán es poco y dos de castellano es demasiado. Según ellos, y cito textualmente: “El catalán hay que aprenderlo en la escuela y el castellano en la calle”.

    Cunado preguntas por qué, te responden que el castellano es la lengua que se habla en la calle, el catalán es una lengua en peligro de extinción que hay que proteger y cuando les preguntas por qué todos los funcionarios, carteles, televisiones, etc. han de estar en catalán (el caso más flagrante es el de que los medicos deban atenderte en catalán solamente) te dicen que porque es la lengua de Cataluña, la que hablan todos, el castellano es marginal y no tiene sentido molestarse en traducir nada a esa lengua como no tendría sentido traducir al catalán en murcia.

  2. http://www.lavanguardia.com/deportes/futbol/20120208/54251127851/sd-huesca-protesta-barsa-no-llame-osca.html

    No tendría que haber ningún problema por que en catalán se nombre al club como Osca. Lo que pasa es que luego los catalanes no aceptan que se haga lo mismo pero al revés. Si dices cuando hablas castellano Lérida o Gerona se indignan.

  3. No llevan razón los del Huesca. Los topónimos se pueden traducir y no hay ninguna regla que diga que no puedes traducir los nombres de equipos.

    Que empiecen a utilizar topónimos castellanos para equipos catalanes si quieren, pero que no obliguen a los catalanes a hablar como ellos quieran.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: