Internautas al borde de un ataque de nervios

Ha habido mucha polémica generada a raíz de la guerra abierta entre internautas y grandes distribuidoras que hemos podido ver escenificada en las últimas galas de los Goyas. Ciudadanos anonymous tratando de hacerse oír por todos los medios, ya sea mediante manifestaciones saboteadas por las fuerzas policiales en los aledaños del evento o incluso con espontáneos saltando al ruedo en plena gala bajo la máscara de Guy Fawkes. Unos reclaman la libre circulación de la cultura a través de Internet, mientras otros exigen un mayor control de la red para conseguir que los ciudadanos consumamos sus productos prefabricados. Habría que preguntarse qué es a lo que tienen más miedo, si a que los internautas dejen de comprar esos productos o que éstos puedan llegar a descubrir otros de menor presupuesto pero de mayor calidad.

El cadáver de Megaupload aún está caliente, y habría que preguntarse realmente los motivos de esta ejecución. Los oficiales están claros: almacenaban en sus servidores archivos que contenían obras con contenido protegido. Kim Dotcom y su equipo se estaban lucrando con Megaupload gracias mayormente a contenido con copyright, algo que personalmente me resultaba reprobable, siempre he sido más partidario de redes de interconexión directa entre usuarios (P2P). Sin embargo, han aparecido rumores en la red de los verdaderos motivos de este cierre. Según se cuenta, se pretendía sacar a la luz un proyecto que podía asestar un verdadero golpe al status quo de las productoras. Consistía en servidores en los que los artistas podrían subir sus creaciones a cambio de llevarse el 90% de los ingresos generados a través de publicidad o de cuentas de pago. Obviamente la todopoderosa maquinaria industrial audiovisual americana, enquistada aún en su caduco modelo de negocio, no podía permitirlo porque les dejaban completamente en fuera de juego. A pesar de ello, cada vez es más evidente que el modelo de negocio al que se tendrán que adaptar, quieran o no quieran, será a uno parecido al que intentaba lanzar Kim Dotcom o los que ya existen como el musical Spotify.

Volvamos a España. Todos conocemos de sobra a la SGAE, y qué es a lo que se han dedicado durante estos últimos años. Recaudar, recaudar y recaudar, hasta por poner la radio en peluquerías. Eso sí, luego parte del dinero acabó desviado en diversas tramas de corrupción encabezadas por Teddy Bautista. La Santa Inquisición del siglo XXI. Desde luego, una gente con una gran autoridad moral para pedir justicia al respecto de los derechos de autor. Otra pieza en el tablero que podríamos añadir son el llamado “club de la ceja” por algunos medios de derechas.

Bajo el paraguas protector de Zapatero, se creó un lobby que supo agradecer los servicios prestados con campañas cómo las del vídeo. Los favores fueron importantes:

  • Ley Sinde-Wert.
  • Subvenciones a cascoporro para los amigos.

Sobre la Ley Sinde-Wert, daría para otro artículo entero, así que dejaremos el tema aparcado en este artículo. Respecto a las subvenciones, podríamos decir que el desfalco en las arcas públicas para proyectos que han acabado en nada ha sido importante. Películas que no se han llegado ni a realizar, dinero que ha acabado en los bolsillos de los productores, financiación para obras que no la necesitaban, dinero entregado directamente a amistades. La mafia montada alrededor de la industria del cine español es escalofriante. Es evidente que habría que replantearse muy seriamente este tema para darle un giro radical. No soy partidario de cortar las subvenciones al cine, pero está claro que no se puede seguir con el modelo actual.

La cultura debe ser fomentada, pero sobre todo hay que ayudar a los que están empezando. Nada de gastarse tantos cientos de miles de euros en películas concretas, tendría que repartirse el pastel entre gente sin medios y con voluntad real de hacer una película, otorgando los fondos bajo unos criterios objetivos, establecidos por una comisión independiente. Pero… ¿recursos a fondo perdido? Yo propondría que el dinero dado para estos proyectos sirvieran para que esas películas pudieran ser parte del patrimonio de todos los españoles. Por ejemplo, si se colabora con el 80% del presupuesto de una película con dinero público, ¿por qué luego en el cine los ciudadanos españoles tenemos que pagar el 100% del precio de la entrada? Estamos haciendo un repago de la película. También obligaría a añadir dichas películas a la oferta de la televisión pública una vez salieran del circuito comercial de las salas de cine, para que todos los ciudadanos pudieran hacer uso y disfrute de ese patrimonio nacional.

La solución es complicada y difícil de encontrar, pero desde luego, lo que es seguro es que perseguir a los internautas criminalizándolos no es el camino. Haría falta un gran pacto ciudadanía-creadores para que todas las partes quedaran satisfechas. El problema es que sería complicado encontrar unos interlocutores válidos que pudiesen representar y aunar los intereses de los internautas. Yo querría lanzar desde esta pequeña tribuna una propuesta que podría aunar los intereses de ambas partes del conflicto:

Por un lado tenemos a los internautas, que nos hemos creado un derecho consuetudinario al conseguir de forma gratuita obras protegidas con copyright a través de la red. Se intenta acabar con ese derecho por la fuerza, sin ofrecer nada a cambio. Pues bien, hablemos de otros derechos que tienen los creadores y que nadie se replantea. Me estoy refiriendo a la duración de los derechos sobre las obras. En la actualidad duran décadas y décadas. ¿Por qué una obra de hace 50 años debe estar todavía protegida por los derechos de autor cuando en muchos casos incluso están en posesión de los hijos o nietos del creador original? No tiene sentido alguno. Pues bien, y aquí viene mi propuesta, los internautas renunciarían a descargar obras con contenido protegidos, y a cambio, los creadores renunciarían a los derechos sobre las obras a partir de los diez años, un período de tiempo suficiente para sacar rendimiento económico a la película. Las obras que superasen este período de tiempo serían añadidas a una especie de biblioteca nacional online en la que cualquier ciudadano pudiera descargarlas sin coste alguno.

Aunque si volvemos al mundo real, sería algo utópico. Las productoras poseen la fuerza para imponer sus criterios utilizando a los gobiernos para ejercer la censura sobre la red. Además a la industria le costaría mucho más colocar sus productos prefabricados a la ciudadanía, ya que ésta tendría acceso real a una amplia variedad de obras, elevando por tanto su nivel cultural y rechazando en consecuencia los productos mediocres que se ofrecerían y que hoy en día se consumen sin ningún problema. Al menos si rechazaran este hipotético acuerdo quedarían retratados: la cultura no les importa nada, lo que les mueve es única y exclusivamente el dinero que hay detrás.

Anuncios

Publicado el 01/03/2012 en Cine, Música, Series de televisión y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 13 comentarios.

  1. Debería haber un movimiento global en serio para limitar la duración de los derechos de autor. 10 años me parece un tiempo correcto.

  2. Estoy de acuerdo con Araxe, muy interesante también lo de bajar el precio de las entradas a películas subvencionadas por nosotros.

  3. Lo que hay que hacer es reducir la propiedad intelectual a 0. Por cierto, en este viñeta Publico marca una equidistancia entre los que exigen que se les pague cada vez que una persona que ha comprado un disco lo deja escuchar a su hermano, o que exige donaciones a quien escuha la radio (so pena de convertirse en LADRÓN) y los que se oponen a semejante barbarie.

    Pero en esta otra viñeta Público apuesta directamente por la SGAE y Sinde:

  4. La propiedad intelectual debe seguir existiendo. Las buenas ideas deben ser recompensadas. Producir algo a gran escala es muy fácil, lo difícil es crear algo nuevo y original y esto debe ser premiado.

    Lo que no se debe hacer es abusar del derecho de propiedad intelectual, que es lo que sucede ahora, con hijos y nietos de autores disfrutando de derechos de autor de cosas que no crearon ellos. Pero si se pone un límite de 10 años estaría genial.

    • ¿Quien dice que no haya que recompensar las buenas ideas? La ropiedad intelectual no es la unica forma de hacer esto.

  5. Tú no eres quién para decirle a cada uno cómo tiene que vender sus ideas. Si un cantante decide distribuir su obra libremente por internet porque considera que así se da a conocer y que luego ganará más dinero con los conciertos, bien por él.

    Si otro cantante quiere distribuir su trabajo de otra forma, hay que respetarlo.

    • Tu no eres quien para decirle a al gente que debe hacer con su propiedad privada, si yo quiero cultivar de un modo o de otro, ¿quien eres tu para impedirme que cultive así sólo porque tu inventaste esa técnica? No haberla compartido conmigo.

      Si oigo una nación en la radio, ¿por qué no voy a poder grabarla? ¿Como va a poder alguien apropiarse de unas notas para que ya nadie mas las vuelva a utilizar en sus propias canciones?

      La denominada propiedad intelectual es un privilegio, consistente en el monopolio en lla venta de un producto al primero que fabricó ese producto. Es como llamar propiedad sexual al derecho de pernada, no es un derecho aunque se llame así.

      Yo no obligo a los cantantes a dar gratis su música. Pueden grabar un disco con ella si quieren y venderlo poniendo una clausula en el contrato por la cual el comprador se compromete a no compartir la música con nadie. Si incumple esa clausula pagará el dinero estipulado en el contrato como indemnizacion.

      En el momento en que pides que la propiedad intelectual no dure más de 10 años, ya estas reconociendo que la propiedad intelectual no es autentica propiedad, sino un privilegio creado para fomentar la aparicion de “ideas”.

      Y yo te digo que existen formas de remunerar a los “ideologos” sin crear un privilegio inaceptable que copncluca la auténtica propiedad privada y la libertad de los demás, al impedirles hacer algo sólo porque ya se hizo.

  6. “Yo no obligo a los cantantes a dar gratis su música. Pueden grabar un disco con ella si quieren y venderlo poniendo una clausula en el contrato por la cual el comprador se compromete a no compartir la música con nadie. Si incumple esa clausula pagará el dinero estipulado en el contrato como indemnizacion.”

    La cláusula de la que hablas viene determinada por la ley. La ley dice que no puedes compartir ese disco. Las leyes las hacemos entre todos y se deben cumplir.

    De hecho, el concepto de propiedad privada que tanto te gusta es algo recogido por las leyes. Hay países en que la propiedad privada no existe porque sus leyes no la reconocen. Es decir, si por ejemplo se aprobase el prohibir tener tres casas porque se considera que la vivienda es un bien básico y que no debe ser acaparado por unos pocos, no podrías tener tres casas, por mucha defensa de la propiedad privada que hagas.

    Los derechos y deberes los crean las leyes que aprobamos entre todos. Y entre todos se ha aprobado que mantener unos derechos de autor es algo justo para el creador. Yo comparto la idea de Om de que a partir de un tiempo desde que se publicó la obra los derechos de propiedad intelectual pierden sentido, y por eso pienso que hay que cambiar la ley, poniendo un tope de 10 años a los derechos de autor, pero no aboliéndolos del todo, ya que eso de que la propiedad intelectual es algo que no existe te lo has inventado tú. Por esa regla de tres, yo también podría decir que la propiedad privada no existe, que todo es de todos, y quitarte tus bienes. Pero se supone que hay leyes que hay que respetar, ¿o no?

    • “La cláusula de la que hablas viene determinada por la ley.”

      Eso está mal, no deb venir en la ley, ssino en cada contrato y no puede consistir en penas de prisión. Si yo firmo un contrato contigo mediante el cual yo te doy un dinero y tu te compromtes a no pisar ninguna baldosa negra en 3 dias, no puedo encarcelarte si incumples el contrato, como mucho puedo exigirte que pagues la indemnizacion pactada en una cláusula. Convertir el incumplimiento de un contrato en delito y que el estado preste sus carceles para castigarte es un privilegio inaceptable.

      La ley la hacemos entre todos, el contrato lo hacen sólo ambas partes vinculadas, por eso me quedo con este último como opción y no con una ley genralista.

      Claro que las leyes las hacemos entre todos y deben cumplirse, pero yo puedo pedir la derogacion de una ley si no me gusta, como es el caso de una ley que prohiba las relaciones homosexuales o una ley que instaure la propiedad intelectual.

      Bien es verdad que hay paises que no reconocen la propiedad privada de los bienes materiales y no me gustan. Y hay paises que reconocen la propiedad de bienes inmateriales, que no son de uso excluyente, como la paz, la aritmética o las ideas y me opongo tambien a estos paises. No tiene sentido reconocer la propiedad de algo que no es, por naturaleza, de uso excluyente (algo que no ocupa un lugar en el espacio, que n ose agota que lo podemos usar todos a la vez) y su reconocimiento va en contra de la autentica propiedad privada.

      “Los derechos y deberes los crean las leyes que aprobamos entre todos”. No estoy de acuerdo. Las leyes reconocen o no unos derechos, al margen de su existencia. Lo diré del siguiente modo: la ley puede reconocer o no la libertad sexual, pero tu siempre pensaras que la ley debería de reconocerla en cualquier caso. Tal vez la ley permita matar, pero tu siepre defenderas que la ley no deberia permitir matar. El derecho a la vida debe existir, aunque en algunos paises no exista, es decir, creo en eld erecho a la vida al margen de que las leyes lo reconozcan o no. Las leyes son justas o injustas en base a una ética. las leyes no son todas justas por ser ley. Apedrear a una mujer en Irán no es justo digo la que diga la ley.

      Yo acato la ley, pero no estoy de acuerdo con ella y pido su reforma. Tu quieres que la propiedad intelectual dure10 años y yo quiero que dure 0. ¿Acaso sólo tu puedes pedir la reforma de la ley que a ti te plazca?, ¿los demás desacatamos la ley por no estar de acuerdo con ella?

      Si la expresión: “No existe la propiedad intelectual” te ha disgustado, cambiala por “No debería existir la propiedad intelectual”, porque a diferencia de la propiedad material, esta no tiene sentido.

      Si yo me bebo un refresco no te lo bebes tú, si yo uso mi coche para ir a la playa no lo usas tu para ir a la montaña, si yo veo Antena 3 en mi televisor no podrás ver tú Telecinco en ese mismo aparato mientras tanto. la materia/energia es limitada y ocupa un lugar en el espacio, es de uso excluyente, esa es su naturaleza. En cambio, las ideas, los bienes espirituales, la información, la belleza… no tienen la misma naturaleza. Dos personas pueden ser bellas al mismo tiempo, mi paz espiritual no perturba la tuya, que se me haya ocurrido dormir con un gorro en los pies no te impide a ti tener la misma idea ni tengo por qué impedirte hacerlo en base a una patente, el que yo sepa cual es la capital de España no puede impedirte saberlo a tí…

  7. “Si la expresión: “No existe la propiedad intelectual” te ha disgustado, cambiala por “No debería existir la propiedad intelectual”.”

    Vale, eso está mejor porque así expresas tu opinión, la cual yo no comparto. Pero no puedes decir que “no existe la propiedad intelectual” porque a ti te da la gana de que no exista. Porque entonces yo también podría decir: “la propiedad privada no existe” o “los bienes materiales no se pueden heredar porque los hijos no los han trabajado”.

    Por otra parte, me parece iluso pensar que obligar a la gente a firmar algo antes de comprarse un DVD o un disco iba a cambiar algo la situación, y no sé en qué te basas para decir que la ley no debe ser de carácter general para estos casos, igual que es de carácter general la ley que dice que es obligatoria la seguridad social al hacer un contrato y cosas así.

    • Cuando digo que yo creo que no existe el derecho a la propiedad intelectual expreso mi opinión. Cada persona reconoce o no unos derechos.

      Tu puedes decir que la propiedd privada no existe o que los hijos n otienen derecho a heredar a sus padres. (aunque yo por el contrario entiendo que los padres tienen todo el derecho del mundo a regalar sus bienes a sus hijos porque se los han ganado trabajando)

      No es de ilusos creer que las cosas cambairian si en vez de una ley hay contratos prohibiendote hacer copias: para empezar nadie podria castigarte si no has firmado ningun contrato como es el caso del que oye la radio y graba una cancion, quien se descarga una cancion por internet o quien tras escuchar una canción la canta él. En segundo lugar, habria que demostrar el incumplimiento del contrato, no habría una autoridad censurando internet y cerrando páginas sin prueba alguna de que la gente que difunde canciones o películas (o cualquier tipo de información) haya firmado un contrato que le impida hacerlo, en tercer lugar el culpable de incumplir el contrato no iria a la cárcel sino que tendría que cumplir con las clausulas del contrato y las penas que este prevé por incumplirlo, como cualquier otro contrato privado.

      No quiero que haya una ley general prohibiendo a la gente copiar y difundir información libremente (sucesiones de unos y ceros), porque no corresponde (en mi opinion) al estado decidir que información debe estar protegida y cual no (a excepcion de los secretos militares o de estado que ya se encarga el gobierno de hacer firmar ciertos contratos a sus funcionarios) sino a los particulares. Es como si una ley prohibe a los empleados de las empresas privadas trabajar sin unifrome y los encarcela, debe ser cada empresa la que decida si está mal trabajar sin el uniforme oficial y fijar las multas o despido procedente por ello.

      En cambio, que el estado te obligue a pagar los impuestos, la seguridad social… si que es legítimo, para mantener el estado, la sanidad, la pension por desempleo, jubilación… Lo que no está bien es que el estado se meta a defender particulares, como es la gente que tiene como negocio vender musica o cine enlatada, por ejejmplo (discos, DVDs). Ahí ha de ser cada uno quien decida y se busque la vida, sin que el estado reconozca a priori el derecho de quien ha descubierto lo “guay” que es el perreo prohibirle a los demás bailar así. Si tu has inventado un movimiento de baile y quieres que nadie te lo copie, actua en una sala cerrada obligando previamente a las personas que entran allí a no difundir ni imitar tu baile bajo indemnizacion de X Euros. El estado ahi no pinta nada.

  8. Great article post.Really thank you! Fantastic. edggbdbccedg

  1. Pingback: Televisión pública sí, RTVE no « Vía Magenta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: