Londres 2012, 12ª Jornada: Una de Cal… y dos de taekwondo

PIRAGÜISMO

Doble final española en las aguas tranquilas. En la primera de la jornada, la de K1-1000, el palista español Francisco Cubelos –debutante en unos Juegos– partía con pocas opciones habida cuenta de que se había clasificado con el peor tiempo de todos los finalistas. Aún así y pese a no poder seguir el ritmo de los mejores, logró una meritoria sexta plaza. Por delante, Eirik Veras Larsen (NOR) completaba una actuación brillante que lo convertía en campeón olímpico.

Y llegaba la gran final en la que David Cal aspiraba a convertirse en el español más laureado en las Olimpiadas. El palista cangués comenzó bastante rezagado –como acostumbra– e incluso flirteó con el farolillo rojo de la prueba en el primer 250, en una prueba comandada desde el inicio por el subcampeón mundial Sebastian Brendel (GER). Al paso por la mitad de la prueba, Cal marchaba sexto y las opciones de medalla parecían esfumarse. Sin embargo, camino del 750 se atisbaba una pequeña reacción que, no obstante, se antojaba insuficiente para luchar por el podio. Y fue entonces cuando llegó el momento del campeón olímpico de Atenas, que en los últimos doscientos cincuenta metros pegó un arreón que lo llevó al segundo puesto final, sólo detrás de Brendel. El alemán se proclamaba campeón olímpico tras liderar la prueba de principio a fin, y Cal conseguía su medalla de plata gracias a ser el más rápido en el último parcial.

 

TAEKWONDO

Gran día para los intereses españoles. Nuestros dos competidores en liza, Brigitte Yagüe y Joel González consiguieron sendas medallas –plata y oro, respectivamente– en las finales de la noche, tras completar a lo largo del día actuaciones diferentes, pero ambas inmaculadas.

Joel, doble campeón mundial, sufría en su primer enfrentamiento para pasar sin apuros las siguientes rondas y también en la mismísima final, donde siempre mantuvo a raya al surcoreano Lee Daehon (17-8).

En cambio, la trayectoria de Brigitte fue cómoda hasta la semifinal, en la que fue capaz de remontar cuatro puntos en los últimos treinta segundos. Sin embargo, en la final no tuvo ninguna opción ante Wu Jingyu (CHN) y tuvo que conformarse con la medalla de plata.

 

BALONMANO

Destino cruel para España. Esta vez sí España jugó a ganar y tuteó a la campeona olímpica Francia. En el primer tiempo la defensa certera de España bloqueó el ataque francés que sólo vive de sus tiros exteriores, nunca juegan al pivote. Hubo grandes lagunas atacantes en este partido de tanteo bajo, que iban equilibrando el encuentro. Al descanso 12-9 para España. En la reanudación la selección española siguió llevando la iniciativa hasta que vino el terrible momento. España ganaba 17-14, pero estuvo 12 minutos sin anotar y encajó un 6-0 para pasar a perder 20-17. En ese instante sufrió una exclusión por protestas a los árbitros y, cuando todo pintaba peor, consiguió marcar nada menos que 3 goles durante los 2 minutos de inferioridad para acercarse en el marcador. Y con todo igualado se llegó al terrible final que decidieron los palos de las porterías. En el penúltimo ataque, con empate en el marcador, España jugó sin mucha imaginación y un tiro exterior de Cañellas se estrelló en el palo y el balón pasó a Francia. Tras un tiempo muerto, última jugada para Francia, con tiro de Karabatic al palo a cinco segundos del final, pero el rechace cayó en las manos de Accambray (que estuvo imperial en su debut en los Juegos) y batió la portería española sin tiempo para la reacción. España no luchará por las medallas.

 

BALONCESTO

La competición de baloncesto se desplazó a su nuevo emplazamiento, el O2, donde hasta el martes se había disputado la gimnasia artística. Pero la nueva localización no supuso ningún cambio en la dinámica de juego de la selección española. En los cuartos de final ante Francia, el conjunto dirigido por Sergio Scariolo mostró las mismas carencias que en las derrotas precedentes ante Rusia y Brasil: pésima concentración defensiva y problemas severos en el ataque estático. Todo esto, combinado con un gran comienzo de Francia capitaneada por Boris Diaw, dio ventajas relativamente amplias a los bleu en la primera mitad. Sin embargo, los fallos de Francia en la segunda parte, dieron a España la oportunidad de llegar a los últimos cinco minutos con opciones. Entonces llegaron tres minutos de la empanada más absoluta que jamás se haya visto en una cancha de baloncesto; cualquiera diría que los aros se habían declarado en huelga, pues no había forma de que el balón los atravesase. Fue en el último minuto del partido cuando salió a relucir la casta de España y, con un contraataque de Llull y una gran asistencia de Pau Gasol para Marc, tomaron una pequeña ventaja que sería definitiva. Al final, España vence por 59-66. Aunque la imagen ha sido preocupante, ya estamos en semifinales donde nos espera Rusia.

En la otra parte del cuadro, partidazo entre Argentina y Brasil. Finalmente se impusieron los albicelestes por un ajustado 83-74 en el clásico sudamericano por antonomasia. Se enfrentarán en la semifinal a los Estados Unidos, que venció –sin apuros, pero con menos contundencia de la esperada– a Australia.

 

WATERPOLO

España se enfrentó a un rocoso rival, de un pequeño país, pero con una excelsa tradición en este deporte. El primer periodo fue muy animado con un resultado de 4-4 con festival atacante por ambos lados. Pero luego España se apagó, entre los periodos segundo y tercero sólo consiguió anotar dos tantos por 6 de su rival. La diferencia fundamental estuvo en el aprovechamiento de las superioridades, mejor interpretado por Montenegro o, si le damos la vuelta al argumento, en la manera en que Montenegro defendió mejor cuando estaba en inferioridad. De esta manera llegamos al cuarto periodo con un terrible 10-6 en contra que parecía imposible de remontar. Y es ahí donde resurgió España, que supo combinar la garra e intensidad en defensa con paciencia e imaginación en ataque para anotar un parcial de 3-0 que ponía un 10-9, todo abierto. Y ahí se volvió a repetir la manera de interpretar las superioridades, porque cada país tuvo una, España no la aprovechó y Montenegro sí, para dejar un marcador final de 11-9 para los balcánicos.

 

ATLETISMO

400 vallas femenino. La favorita rusa Antyukh, que ya fue bronce en 400 lisos en Atenas 2004 ganó la prueba, pero la novedad estuvo en cuanto le apretó la americana Lemus hasta el punto que la marca de la vencedora rozó el récord olímpico y se quedó en 52.70 por 52.77 de la segunda. Las demás quedaron más rezagadas aunque las 3 siguientes hicieron su mejor marca de la temporada. Finalmente la checa Hejnova superó a la jamaicana Spencer por el bronce.

200 lisos femeninos. Varias atletas llegaban con marcas muy próximas en torno a 22.30 en semifinales, pero algunas de éstas se consiguieron sin necesidad de apurar. La historia le debía un oro a Allyson Felix –doble medallista de plata en Atenas y Pekín en esta misma prueba–, que dominó con autoridad, haciendo la recta de 100 con ventaja y marcando 21.88. La campeona de 100, la jamaicana Fraser-Pryce llegó en segundo lugar con unos meritorios 22.09 y el bronce para la americana Jeter.

110 vallas masculinos. Se presumía un duelo entre la estrella del momento, el americano Merritt, y el plusmarquista mundial, el cubano Robles. Sin embargo éste se lesionó a poco de salir, dejando el camino libre a Merritt que no se limitó a ganar, sino que aprovechó las excepcionales condiciones de la pista para marcar un tiempo de 12.92, no muy lejos del récord olímpico. La plata fue para el también americano Richardson y el bronce para el jamaicano Parchment.

Longitud femenina. No tuvo mucha historia la prueba. En el segundo salto la americana Reese marcó 7.12 y la rusa Sokolova 7.07 que a la postre fueron las dos mejores marcas de la final y las medallas de oro y plata. Nadie más se acercó a esos registros, sólo destacar el uniforme concurso de la rusa con 6 saltos válidos por encima de 6.78. En el bronce hubo un poco más de emoción, porque la letona Radevica detentaba esa plaza desde el primer salto con 6.88 hasta que la americana Deloach, en el quinto salto y por sólo un centímetro se la arrebatara.

1500 femeninos, semifinales. Participó la española Nuria Fernández que se codeó con las mejores hasta los últimos 200 metros permaneciendo en puestos de acceso a la final, pero tras la última curva se quedó sin fuelle y fue superada por muchas atletas que venían por detrás hasta terminar décima y eliminada.

Pértiga masculina, calificación. El español Igor Bychkov logró la clasificación para la final. El hecho de pasar al primer intento la altura de 5.50, que fue finalmente la que marcó el corte fue definitivo, pues otros saltadores con esa misma altura se quedaron fuera.

Anuncios

Publicado el 09/08/2012 en Cajón de Sastre, Deportes y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: