Archivo de la categoría: Política Nacional

Elecciones al Parlamento de Andalucía 2015. Presentación de los candidatos

Los candidatos aparecen escrupulosamente ordenados por el porcentaje de votos obtenido en las últimas elecciones europeas en el ámbito de la Comunidad Autónoma de Andalucía, apareciendo aquellos que lograron más de un 1 % de los votos. Pueden observarse dichos resultados aquí.


Susana Díaz

Susana Díaz Pacheco (Sevilla, 18 de octubre de 1974), candidata por el Partido Socialista Obrero Español

Estudió la carrera de Derecho en la Universidad de Sevilla. No obtuvo la licenciatura hasta 10 años después de comenzar su carrera. Por aquel tiempo ingresó también en las Juventudes Socialistas.

En 1997 alcanzó la Secretaría de Organización de las Juventudes Socialistas de Andalucía; posteriormente realizó un curso de Alta Dirección de Instituciones Sociales por la Fundación San Telmo. Curiosamente, la Fundación San Telmo cuenta con dos sedes permanentes, fruto de la colaboración con Entidades Públicas de Andalucía. La sede de Sevilla fue cedida por la Diputación Provincial de Sevilla en mayo de 1990.

Volviendo a la candidata, en 1999 fue elegida concejala por el Ayuntamiento de Sevilla. Fue delegada de Juventud y Empleo y, posteriormente, de Recursos Humanos.

Posteriormente, ocupó más cargos políticos (diputada por Sevilla en el Congreso de los Diputados entre 2004 y 2008, diputada por Sevilla en el Parlamento de Andalucía desde 2008, y senadora por Andalucía entre 2011 y 2012) y orgánicos en el seno del PSOE (Secretaria de Organización del PSOE de Sevilla entre 2004 y 2010 y del PSOE de Andalucía desde marzo de 2010 hasta julio de 2012, y Secretaria General del PSOE de Sevilla entre el 14 de julio de 2012 y el 30 de noviembre de 2013).

José Antonio Griñán (recientemente imputado) la coloca a la cabeza de la Consejería de Presidencia e Igualdad en la Junta de Andalucía.

Fue proclamada candidata a la presidencia de la Junta de Andalucía sin necesidad de celebrar primarias, al no conseguir sus rivales los avales necesarios para concurrir a las mismas. Es notable que acumulara 21.000 avales, probablemente para imposibilitar que otros candidatos pudieran lograrlos.

Observemos la lista de cargos públicos y orgánicos:

Secretaria de Organización de Juventudes Socialistas de Andalucía (1997-2004).
Concejal del Ayuntamiento de Sevilla (1999-2004).
Teniente de Alcalde de Recursos Humanos de Sevilla (2003-2004).
Diputada por Sevilla en el Congreso de los Diputados (2004-2008).
Secretaria de Organización del PSOE de Sevilla (2004-2010).
Diputada por Sevilla en el Parlamento de Andalucía (Desde 2008).
Secretaria de Organización del PSOE-A (2010-2012).
Senadora designada por el Parlamento de Andalucía (2011-2012).
Consejera de Presidencia e Igualdad de la Junta de Andalucía (2012-2013).
Secretaria general del PSOE de Sevilla (2012-2013).
Presidenta de la Junta de Andalucía (desde 2013).
Secretaria general del PSOE-A (desde 2013).
Presidenta del Consejo de Política Federal del PSOE (desde 2014).

Es notable la progresión en el partido de la candidata Susana Díaz. La pregunta es, estando tan vinculada al aparato del partido más salpicado por la corrupción en Andalucía y habiendo llegado a donde está de la mano de Griñan, ¿cuánto podemos confiar en ella?


bonilla

Juan Manuel Moreno Bonilla, (Barcelona, 1 de mayo de 1970) candidato por el Partido Popular

Inicio la carrera de Psicología y luego Magisterio en la Universidad de Málaga (UMA). No terminó ninguna de ellas.

Con 19 años se afilió al Partido Popular. A los 23, presidía las Nuevas Generaciones de Málaga. A los 26, las Nuevas Generaciones de Andalucía. Y a los 27, presidía Nuevas Generaciones a nivel nacional.

Fue sonada la polémica acerca de que habría falseado su currículum, como se analiza aquí y aquí.

Ha desempeñado los siguientes cargos públicos:

— Concejal del Ayuntamiento de Málaga (1995-1997).
— Presidente de la Junta Municipal del Distrito 4 de la ciudad de Málaga (1995-1997).
— Diputado por la provincia de Málaga en el Parlamento de Andalucía (1997-2000).
— Diputado nacional en el Congreso durante las VII, VIII, IX y X legislaturas.
— Portavoz Adjunto del Grupo Popular en la Comisión de Ciencia y Tecnología en el Congreso de los Diputados.
— Secretario en la Comisión de Asuntos Sociales del Congreso de los Diputados.

— Secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad (2011-2014).

En este último cargo impulsó los siguientes planes, todos ellos de dudosa eficacia vista la situación actual y durante ese periodo:

Plan Estratégico Nacional de Infancia y Adolescencia 2013-2016.
Estrategia para la Erradicación de la Violencia de Género.
Ley General de Derechos de las Personas con Discapacidad.
Plan Nacional de Inclusión Social.

Lo más reseñable de este candidato, por tanto, es su meteórica carrera en el Partido Popular y el haber falseado su currículum, así como carecer de estudios universitarios hasta los 40 años.


maíllo

Antonio Maíllo Cañadas (Lucena, Córdoba, 2 de noviembre de 1966), candidato por Izquierda Unida

Maíllo es licenciado en Filología Clásica por la Universidad de Sevilla. Habla inglés e italiano (además de los idiomas clásicos, latín y griego).

Aprobó las oposiciones de profesor de Educación Secundaria en 1990.

De 1991 a 1995 fue concejal por IULV-CA en Sanlúcar de Barrameda, y más tarde en Aracena (Huelva) entre 2003 y 2011.

Fue director de instituto entre 2005 y 2009.

Desde 2009 ejerció la jefatura del Servicio de Programas Educativos Internacionales de la Dirección General de Participación e Innovación Educativa de la Junta de Andalucía.

Es coordinador de la organización IULV-CA desde 2013, accediendo a este cargo con el mayor respaldo de la historia de la organización.

En junio de 2012, tras el acuerdo de gobierno en Andalucía entre el PSOE e IULV-CA, es nombrado director general de Administración Local de la Junta de Andalucía.

En 2014, tras ganar Maíllo las elecciones primarias a candidato a la Presidencia de la Junta de Andalucía, se inicia una nueva etapa en las relaciones de IULV-CA con el PSOE.

Quizá lo que ha hecho más notable a este candidato es que, tras observar que en su gobierno conjunto sólo habían logrado la aprobación 2 de las más de veinte medidas pactadas con el PSOE, bajo su dirección IULV-CA adopta una postura más beligerante que conlleva que el PSOE decida romper el acuerdo de coalición de Gobierno y convocar elecciones, antes que verse obligado a cumplir lo pactado.

Su gran baza es su trayectoria de hombre común, mientras que su gran rémora es la duda de si IULV-CA logrará, esta vez sí, algo de sus pactos post electorales.

Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Las tarjetas opacas sobre la mesa

En la prensa se está hablando mucho de las tarjetas opacas, con las que gente como Rato, Blesa y toda esa caterva de parásitos se daban la buena vida a costa de Bankia, que tanto dinero nos ha costado, en lo que viene siendo uno de los mayores expolios de este país – y tristemente no el mayor por la cantidad de robos de guante blanco que se dan en nuestra tierra.

tarjetas-black

¿Pero sabéis de qué no se habla? De que la Fiscalía, inicialmente, se negó a comenzar las investigaciones. Intervenido el Ministerio Fiscal por el cáncer que es la corrupción del PPSOE, y regido por el principio de jerarquía, los fiscales no podían o no querían actuar contra lo que se está demostrando como un enorme fraude.

Entonces, UPyD tomó el relevo, iniciando acciones judiciales con la querella contra Bankia, una de las mejores actuaciones de UPyD, sin dudas, por su relevancia y porque aspiraba a llevar a la realidad lo que es una ilusión de todos los españoles: que los gestores corruptos de Bankia, que nos habían robado a todos los ciudadanos, pagaran por sus delitos.

Los siguientes dos años han sido duros, llenos de guerras contra la mafia, sus bien pagados abogados y sobre todo, sus cortinas de humo en la prensa y su bien pagada propaganda (desde ahí sin dudas empezó el acoso y derribo contra UPyD, hasta entonces pretendían omitir al partido). Pero al fin se está sacando todo a la luz, a pesar de ellos y sus poderes.

En la página que os he puesto antes como hipervínculo: http://www.querella-bankia.es tenéis todo muy bien explicado, con todos los detalles del proceso, fechas de declaraciones, antecedentes, etcétera. Os recomiendo encarecidamente leerlo a todos los que no os dé igual la corrupción y queráis saber hasta donde llega todo. Por evidentes motivos, sólo saco de ahí este extracto:

El de Bankia es el caso que mejor simboliza el colapso del sistema financiero español: una caja de ahorros politizada, opaca y mal gestionada por unos directivos y consejeros con sueldos millonarios, que se fusionó con otras cajas en su misma situación por una decisión política, cuya salida a bolsa se anunció a bombo y platillo, que participó en el engaño de las preferentes y que, finalmente, fue salvada de la quiebra con dinero público tras el rescate de la Unión Europea al conjunto del sistema financiero español. Todo esto mientras en España se superaban los 5 millones y medio de parados y el país seguía hundiéndose en el pozo de la crisis más de cuatro años después de su estallido.

Pues bien, gracias a que UPyD y gente como Herzog no se conformaron con que esta gentuza se fuera de rositas, hoy por hoy tenemos una investigación en la que Rato y Blesa han tenido que pagar 19 millones de fianza, en la que ya nadie quiere avalarles y en la que, al fin, parece que van a llegar las responsabilidades penales.

Y gracias a esto también se ha demostrado la alta incidencia de casos no investigados por la Fiscalía, reforzando la idea de la necesidad de independencia del Ministerio Fiscal -recordemos que el juez no puede condenar a un corrupto si la Fiscalía politizada no acusa, salvo que lo haga alguien querellándose con el enorme coste que eso tiene, con lo que a menudo se da la impunidad de los corruptos. Esta independencia de la justicia, tanto de los órganos judiciales como de la Fiscalía y la policía es uno de los pilares de UPyD. Y junto con cosas como esta querella contra Bankia, el motivo de que tengan mi voto.

Con esta lucha por la justicia en el caso Bankia que cuesta dinero, sudor y sangre, y con cosas como que se negaran a participar en el reparto de la la televisión y la justicia vasca, a entrar en la empresa pública en Murcia, a entrar en el Consejo de Administración de la Caja de Ávila y de la Caja de Burgos así como renunciando a nombrar cargos politizados de TVE y TeleMadrid, UPyD demuestra que su lucha contra la corrupción no es solo palabras.

Abstención: la legitimación por omisión

Últimamente leo a mucha gente decir aquello de que las encuestas vaticinan una altísima abstención, que, por otra parte, ya fue alta en 2011, y que esto “por fin” deslegitimaría a la clase dirigente. Y yo les miro con escepticismo y me pregunto: ¿por qué una alta abstención -digamos, incluso, de un 90%- tiene por qué deslegitimarles? Pongo en duda que deslegitimar a un gobierno vaya a traer mejoras democráticas porque el PP, por ejemplo, ha cometido la máxima deslegitimación al saltarse a la torera todo su programa -y si hasta en Intereconomía lo dijeron…- y ya vemos que esa deslegitimación ni mucho menos les ha impedido seguir actuando con plenos poderes y total descaro. Resulta evidente que la legitimidad, en el sentido de un apoyo de la ciudadanía a sus actuaciones, a nuestros gobernantes poco o nada les ha venido importando, principalmente porque no hemos hecho que les importe traicionarnos, no ha habido verdaderas represalias políticas, sino turnismo puro y duro. Así que pongo en duda la utilidad de tirar nuestra principal baza de cambiar las cosas de forma pacífica, el voto, a la basura, tratando de conseguir una deslegitimación que no les hace ninguna mella. Al fin y al cabo, creer que con la deslegitimación por abstencionismo vendrá una mejor política es creer que causaría sonrojo a alguno de nuestros gobernantes el ponerlos frente a sus actos mezquinos; ¡pero si a ojos vista carecen de vergüenza alguna!

Lo dicho, no sólo no creo que deslegitimarles sirva de nada sino que, además, ni siquiera estoy de acuerdo con que el abstencionismo sirva para restar legitimidad al gobierno de turno. El abstencionismo no les deslegitima; en todo caso, no les da legitimad, lo cual es un matiz fundamental. No es lo mismo no apoyar que estar en contra, y es que la abstención es simplemente eso: no apoyar, pero no la manifestación de una oposición a las políticas llevadas a cabo y una falta de confianza en las alternativas políticas. Eso, en todo caso, lo sería el voto en blanco, que desde aquí invitaría a utilizar a todo aquel que pretenda un voto de castigo general, si no fuera porque la clase dirigente ha regulado un voto en blanco que, de facto, supone una abstención, ya que no resta representación a los partidos políticos, como propone, por cierto, Escaños en Blanco.

Alguno me dirá que me equivoco, y que la abstención sí puede significar “estoy en contra de todos los políticos”, porque hay gente que se abstiene de votar con esa intención. Le respondería que en el fuero interno del abstencionista puede hacerlo por lo que crea oportuno, ¡como si cree que una alta abstención traerá la paz mundial! Pero que a la hora de medir una conducta hay que atender a sus efectos previsibles y desde ahí interpretar si la acción es o no coherente con los objetivos. Y los efectos evidentes de la abstención son los siguientes: que el abstencionista crítico no participa en la elección de representantes, sino que deja que los demás los escojan. De esta manera, del conjunto de votantes se resta un crítico y se mantiene el mismo número de “conformistas”, de personas que están de acuerdo con los partidos y las políticas actuales. Es decir, la abstención facilita que las cosas sigan como están. ¿Es esto coherente con esa voluntad de cambio, con ese desacuerdo con lo actual? Evidentemente no. Abstenerse para cambiar las cosas es un error que sólo se comprende debido a la manipulación y a la falta de educación política que nuestros dirigentes han propiciado.

Debe entenderse que la abstención no es otra cosa que una omisión de decidir participar en la elección de representantes. Una suerte de “yo no elijo, así que, que elijan los demás por mí” porque, lo hagamos con la intención con que lo hagamos, ése es su efecto evidente, ya que no afecta al número de representantes que se escogen -es decir, aunque se abstenga el 50% de la población, el otro 50% elige, con sus votos, tantos representantes como si hubiera votado el 100%-. Si toleras que los demás escojan a los representantes del pueblo eres un responsable (indirecto, por supuesto) de a quién decidan escoger. Si estás en desacuerdo con lo que votan la mayoría de los actuales votantes, ¿qué sentido tiene que les des derecho a decidir por ti para que voten aquello a lo que te opones? Ésta es la paradoja del abstencionista crítico: que está en desacuerdo con lo que es votado por la mayoría y, sin embargo, da a esta mayoría, por omisión, capacidad de elegir por él.

¿A alguno se os ocurre que el colectivo homosexual se abstuviera en un referéndum sobre matrimonio homosexual a sabiendas de que dejarían la decisión en manos de los demás, entre los que se encuentran los homófobos? Pues esto mismo, sin darse cuenta de ello, hacen los abstencionistas cuando dejan la decisión en manos de los apesebrados y de los votantes que sostienen el sistema turnista español.

En definitiva, el abstencionista no dice con su voto “no me gusta ningún candidato” sino que, precisamente, no dice nada. Eso es la abstención: omitir la elección de una alternativa. Y si no se escoge ninguna alternativa, ¿no se legitima lo que ya hay?  ¿No es evidente esta legitimación por omisión?

Dicho todo esto sobre la abstención nos quedan dos opciones críticas: el voto minoritario o el voto en blanco; las dos, a priori, igual de válidas. Como resulta evidente que los dos pilares del bipartidismo se han ganado la retirada de nuestros votos de por vida ni haré hincapié en ello, sino que pasaré a estudiar estas dos alternativas. Lo primero es: ¿Hemos analizado todos los partidos que se presentan? Está bien que el abstencionista no crea que IU o UPyD son dignos de ser votados por una causa u otra pero, ¿conocen las propuestas y alternativas de toda la lista de partidos políticos que aún no han tenido representación política?

Votar a un partido que no tiene representación, para algunos, no tiene sentido porque es un voto “tirado”, ya que no se manifiesta en representación. Respondo: ¿Acaso la abstención o el voto en blanco se manifiestan en alguna representación? La respuesta es no con lo que, como mínimo, no es argumento para distinguir entre estas tres opciones.  Sus ventajas respecto de la abstención o el voto nulo son evidentes, incluso cuando no se traduce el voto en representación: es un voto de castigo claro que, además, permite saber qué opción ha elegido el votante crítico -por ejemplo, una enorme subida de PACMA no enviaría, ni mucho menos, el mismo mensaje que una subida hipotética de España 2000- y por tanto, permite que se manifieste la posición del votante. Pero, además, da fuerzas a estos partidos pequeños y motivación para continuar su labor política, lo cual es muy importante para el debate político, las nuevas ideas, impulsando el pluralismo político. Se me ocurren otras ventajas, pero son más subjetivas y discutibles, con lo cual las dejaré en el tintero.

Como comentario diré que si los abstencionistas críticos votaran habría muchos cambios en el panorama político español. Considerad que los abstencionistas actuales, mediante su voto, podrían cambiar España tan profundamente que si todos ellos decidieran votar en 2015 a un partido cualquiera que actualmente no tuviera representación podrían convertirlo en el partido en el gobierno. ¡Si eso no es tener poder para cambiar las cosas! Aun suponiendo que su voto se dividiera entre 4 o 5 candidaturas podrían sacar adelante 4 o 5 grupos parlamentarios con cierta facilidad.

Pasando a analizar el voto en blanco hay que decir que éste, por desgracia, en España no sirve para lo que debería: El voto en blanco se contabiliza como voto, con lo que, al aumentar el número de votos, se aumenta la barrera electoral de entrada, ya que se mide sobre porcentaje de votos. Por tanto, facilita que los partidos grandes reciban aún más representación y, aun cuando hubiera un 30% de voto en blanco, los escaños que corresponderían a estos votos no quedan vacíos, con lo cual igualmente se sienta en ellos un político de esos contra los que el voto en blanco crítico se dirige.

Ésta es una evidente trampa de nuestro sistema electoral; otra más, ya que el PP y el PSOE han creado un sistema hecho por y para ellos como partidos mayoritarios. Por suerte hay una manera de saltar este problema, que es votar a un partido que se compromete a dejar los escaños vacíos y no cobrar, que es lo más parecido a lo que debería suceder cuando hay bastantes votos en blanco como para que alcancen los necesarios para que les correspondan escaños. Este partido es Escaños en Blanco.

Por tanto, si te planteas la abstención, te rogaría, tras leer esto, que lo reconsideres y que optes por votar a un partido cercano a tus ideas. Sé que ponerse a ojear programas de minoritarios requiere cierto esfuerzo pero, ¡es tu mejor oportunidad de manifestar en qué crees! y, sólo si no encuentras ninguno que te agrade, te decidas por ejercer un voto en blanco crítico, evitando la trampa del voto en blanco ordinario, acudiendo al voto a Escaños en Blanco.

Nueva ley del aborto: ¿defensa del “nasciturus” o gallardonada?

Ante la futura reforma de la ley del aborto, repasemos las dos leyes que sobre este tema ha habido en democracia y analicemos la próxima ley que quiere aprobar el gobierno del Partido Popular:

Ley del aborto de 1985

La ley del aborto de 1985 despenalizaba la interrupción voluntaria del embarazo en tres supuestos:

  • Riesgo grave para la salud física o psíquica de la mujer embarazada (supuesto terapéutico).
  • Violación (supuesto criminológico).
  • Malformaciones o taras, físicas o psíquicas, en el feto (supuesto eugenésico).

De acuerdo con esta ley, bajo el supuesto criminológico se podía interrumpir el embarazo durante las primeras 12 semanas; bajo el supuesto eugenésico se podía abortar en las primeras 22 semanas; y se podía abortar en cualquier momento del embarazo en el caso terapéutico.

Ley del aborto de 2010

La ley del 2010 del gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero, vigente actualmente, da un plazo para poder abortar de manera completamente libre, sin ningún supuesto que alegar. Este plazo son las primeras 14 semanas de embarazo. Este plazo aumenta hasta la semana 22 en casos de grave riesgo para la vida o salud de la madre o el feto. A partir de la 22ª semana sólo se puede abortar en dos supuestos:

  • Anomalías en el feto incompatibles con la vida.
  • Detección en el feto de una enfermedad extremadamente grave e incurable.

En esta ley las menores de 16 a 18 años pueden abortar sin autorización paterna.

Nueva ley que quiere aprobar el Partido Popular

La modificación que quiere aprobar ahora el gobierno del Partido Popular es mucho más restrictiva que la de 1985 ya que elimina los plazos de la ley socialista y reduce los supuestos de la ley de 1985 a los siguientes:

  • Violación.
  • Riesgo físico para la madre.
  • Riesgo psíquico para la madre.

Además, para certificar el supuesto de riesgo psíquico, la madre deberá seguir, como mínimo, los siguientes pasos:

  • Comunicar al ginecólogo o al médico de cabecera que quiere abortar.
  • Dos psiquiatras deben dar el visto bueno al aborto (los dos tienen que estar de acuerdo en que el embarazo produce en ella un «menoscabo importante y duradero en el tiempo»; si no, tendrá que seguir buscando hasta que consiga la firma de dos).
  • Mantener una entrevista con el asesor de servicios sociales.

Y digo como mínimo porque es posible que la mujer tenga que recurrir a más especialistas, puesto que la ley deja abierta esta puerta. Un vaga frase de la ley («En la medida que fuera necesario podrán intervenir otros profesionales o especialistas») podría permitir que, si a la Administración no le convencen los informes de los médicos que atendieron a la mujer inicialmente, obliguen a ésta a buscar más opiniones.

¿Y han notado que ya no hay supuesto de malformación del feto? En este caso la mujer debe buscar a un especialista que certifique dicha malformación y a un psiquiatra que verifique que dicha malformación supone un riesgo para su salud psíquica.

Ninguno de los especialistas que aprueben el aborto (psiquiatras o ginecólogos que verifiquen una malformación) debe trabajar en el mismo centro donde se va a producir el aborto.

El aborto es un debate mucho más sencillo de lo que sale muchas veces en tertulias televisivas. No se trata tanto de un derecho de la madre (que no se me escandalice nadie) como de cuándo consideramos que comienza una vida humana. Y éste es el quid de la cuestión, y no otro. Si se considera que la vida humana comienza en el momento de la unión de un espermatozoide con un óvulo, no se podría permitir la interrupción voluntaria del embarazo en ningún caso, exceptuando el de riesgo físico grave para la madre (ahí yo creo que sí, porque entraría en juego la vida de otra persona). Y pongo un ejemplo. Si una mujer da a luz y no quiere tener ese niño, podemos decirle que lo dé en adopción, pero nunca podría asesinarlo, por mucho que sea su hijo, ya que es una vida independiente de ella. Si se considera que la vida humana comienza en el momento de la concepción, no se podría permitir el aborto en ningún caso. Ay, amigo Gallardón, tampoco en el de violación. ¿O permitiríais que una mujer asesinase a su hijo, ya nacido, si éste fue concebido fruto de una violación? El hecho de que Ruiz Gallardón quiera permitir el aborto en caso de violación da a entender, a mi parecer, que ni él mismo se cree que el aborto sea un asesinato, ya que si lo considerase un asesinato no podría permitirlo tampoco en este caso. Y siento ser tan tajante, pero es que es así. En países no desarrollados no es inusual que mujeres que han sido violadas queden embarazadas, tengan a su hijo, lo críen y lo quieran. Si consideras el aborto un asesinato, amigo Gallardón, no puedes consentirlo en caso de violación.

Yo estoy a favor de una ley de plazos. Y voy a defender en el siguiente párrafo por qué creo que es la mejor ley. Creo que para evitar abortos lo mejor sería mejorar la educación sexual para evitar embarazos no deseados. Y en el caso de los embarazos no deseados, ante la falta de consenso sobre cuándo comienza una vida humana, si una mujer no quiere seguir adelante con ese embarazo, la interrupción voluntaria del embarazo me parece la solución menos mala. Creo que se puede llegar a un consenso político sobre un plazo razonable en el que el aborto no sea punible en ningún caso. Este plazo debe estar basado en el desarrollo que tenga el feto al final de dicho plazo. Por supuesto que es algo arbitrario (igual que es arbitrario fijar la mayoría de edad a los 18 años) pero repito que me parece la solución menos mala. Porque desde luego lo que me parece totalmente arbitrario es poner unos supuestos.

¿Por qué una violación es motivo para abortar y no lo es una mala situación económica? Como ya he dicho, nadie diría que hay que asesinar a un bebé que nació fruto de una violación. O se considera el aborto un asesinato o no se considera, pero posturas intermedias son una tontería.

Una ley de plazos (con un plazo razonable en el que el feto no esté muy desarrollado) en la que se informe a la madre de todas las alternativas al aborto (ayudas a la maternidad, posibilidad de dar al futuro bebé en adopción…), pudiendo alargar el plazo en determinados casos (malformación detectada tarde, riesgo físico para la madre…) es la solución menos mala a este problema. Y digo menos mala porque no crean que a mí el aborto no me da ciertos reparos éticos (como digo es muy difícil decir el momento exacto en el que comienza una vida humana), pero obligar a la fuerza a una mujer a terminar un embarazo no va a resolver problemas, sólo los va a generar. Por ejemplo, primer problema que veo a la vista es que con esta nueva ley se va a dar la circunstancia de que profesionales sanitarios (los psiquiatras) van a tener que tratar a las mujeres embarazadas prácticamente como “locas” para así permitirles abortar, cuando todos sabemos que las mujeres embarazadas que toman la decisión de abortar no tienen ningún problema psiquiátrico ni psicológico, ni lo van a tener, tengan al niño o no.

La ley del 2010 de Rodríguez Zapatero tenía un “pero” importante, que era el que las menores de 16 y 17 años podían abortar sin permiso paterno (cuando las chicas de esta edad no pueden ni hacerse un tatuaje sin ese permiso). El Partido Popular podría haber aprovechado su mayoría absoluta para eliminar ese aspecto pero manteniendo el resto de la ley igual. Esto no hubiese armado ningún ruido; pero en lugar de eso ha decidido usar el aborto como arma arrojadiza para dividir a la sociedad entre abortistas y pro-vida.

Si realmente al Partido Popular le preocupase la maternidad de las mujeres y que disminuyese el número de abortos aumentaría las ayudas a la maternidad. Esto sí que haría disminuir el número de abortos y no leyes de supuestos sin ningún sentido.

Por cierto, no sé si saben que desde la entrada en vigor de la ley de plazos del 2010, el número de abortos en España ha descendido. Y es que una ley de plazos no necesariamente tiene que suponer un aumento del número de abortos. Sobre todo si fuese unida de más ayudas para la maternidad.

Gallardón y el aborto

Hace ya unos meses, el ministro de Justicia Alberto Ruiz Gallardón generó bastante polémica con esta declaración en el Congreso, en la que justificaba un cambio en la legislación de la ley del aborto apelando al derecho de las mujeres a ser madres:

Estas declaraciones dolieron mucho a los partidarios del aborto tanto por las declaraciones en sí como por venir del ex-alcalde de Madrid, que hasta esas declaraciones era considerado por la izquierda como de lo más “progre” que había en el PP.

En la legislatura anterior de José Luis Rodríguez Zapatero se había aprobado una ley del aborto que consistía en una ley de plazos en la que por debajo de esos plazos que fija la ley, el aborto era completamente libre mientras que por encima de esos plazos se dificultaba éste. Esta ley modificó la anterior legislación que no permitía el aborto libre sino sólo bajo tres supuestos: riesgo grave para la salud física o psíquica de la mujer embarazada (supuesto terapéutico), violación (supuesto criminológico) y malformaciones o taras, físicas o psíquicas, en el feto (supuesto eugenésico). El hecho de que uno de los supuestos hablase de riesgo para la salud psíquica de la madre suponía en la práctica el aborto libre, puesto que era un supuesto muy difícilmente medible y por tanto manipulable.

La actual ley de plazos, que aún sigue vigente, ha sido recurrida por el Partido Popular al Tribunal Constitucional, que aún debe pronunciarse. En cualquier caso el Partido Popular concurrió a las elecciones generales del 2011 prometiendo un cambio en esta ley. En su programa electoral para esas elecciones podemos leer lo siguiente:

La maternidad debe estar protegida y apoyada. Promoveremos una ley de protección de la maternidad con medidas de apoyo a las mujeres embarazadas, especialmente a las que se encuentren en situaciones de dificultad. Impulsaremos redes de apoyo a la maternidad. Cambiaremos el modelo de la actual regulación sobre el aborto para reforzar la protección del derecho a la vida, así como de las menores.

En general, podemos resumir las posturas antiabortistas y las proabortistas en dos concepciones distintas:

  • La gente contraria al aborto que piensa que habría que ilegalizarlo piensa que la vida humana comienza desde el mismo momento de la concepción y que por tanto al ponerle freno se estaría incurriendo en un asesinato.
  • La gente partidaria del aborto piensa que la vida humana no comienza hasta unas semanas después de la concepción (una vez se haya empezado a formar el sistema nervioso del ser humano en formación) y que por tanto antes no se puede hablar de asesinato si se decide poner fin al embarazo. Por tanto, el aborto voluntario debe ser una decisión que tome la mujer embarazada.

No es objetivo de esta entrada dictaminar cuál de las dos posturas lleva razón, sino debatir los argumentos que ha utilizado el ministro de Justicia para defender que se modifique la actual ley del aborto. El ministro de Justicia ha hablado del “derecho de la mujer a ser madre”. Sinceramente, me chirría mucho que en un debate sobre el aborto se hable del “derecho de la mujer a ser madre”. Porque cuando hablamos de embarazos no deseados estamos hablando de mujeres que se han quedado embarazadas por accidente, por un descuido en el uso de métodos anticonceptivos o simplemente por dejación en el uso de éstos. ¿Qué razones tienen estas mujeres para no querer quedarse embarazadas? Vete a saber, algunas no querrán por problemas económicos, otras no querrán por no perder su trabajo, otras no querrán por no tener pareja estable, otras no querrán porque no les gustan los niños… Sí, dentro de estas mujeres que se quedan embarazadas por accidente habrá algunas que deseen ser madres y que “no se lo puedan permitir”, con lo cual se podría pensar que el ministro de Justicia está pensando en las mujeres cuando hizo estas declaraciones que a la postre resultaron tan polémicas.

Sin embargo, ¿qué pasa con las demás mujeres que no queriendo tener hijos -al menos en el presente, por las razones que sean- toman los métodos anticonceptivos adecuados para no quedarse embarazadas? Como estas mujeres no van a engrosar las listas de abortos realizados al año en España el PP no habla de ellas. Y es que hay muchas mujeres que por la situación económica actual, por la falta de ayudas, por un trabajo inestable que perderían en caso de quedarse embarazadas, etc, toman medidas para no quedarse embarazadas. ¿Qué ha hecho el Partido Popular por ellas? ¿Ha tomado el Partido Popular alguna medida en los últimos meses que ayude a que las mujeres que así lo deseen puedan tener hijos? Lo cierto es que no, pero con la palabrería vacía del ministro de Justicia el Partido Popular consigue atraer votos de gente que está en contra del aborto -postura ésta que yo no estoy criticando para nada y que me parece muy respetable-, sin que realmente haya hecho nada por disminuir el número de abortos y sin que haya hecho nada para ayudar a las mujeres que quieran ser madres a serlo. Y digo palabrería vacía porque si nos ponemos desde el punto de vista de los antiabortistas “puros”, el aborto debería ser prohibido salvo casos excepcionalísimos -como embarazos de riesgo que puedan suponer la muerte de la madre-. Y el PP no va a hacer eso, porque no se atreve.

Todavía queda por concretar qué va a hacer Alberto Ruiz-Gallardón con la ley del aborto, pero todo parece indicar que no va a buscar consenso con la oposición en un tema tan sensible como éste. Repasemos brevemente las posturas de los partidos de ámbito nacional de la oposición sobre este tema: tanto PSOE como IU están a favor de mantener la legislación actual; por otra parte, UPyD quiere cambiar la parte de la ley en vigor en que se autoriza a abortar a una menor de edad sin autorización paterna (lo pueden hacer las menores de edad que tengan 16 ó más; en cambiar esto UPyD parece que coincide con el PP); además, UPyD quiere una ley de plazos pero consensuada con todos los partidos políticos.

¿Fue la Ley de Violencia de Género culpable del aumento de suicidios? (II)

En otros artículos de este mismo blog, se comentó una posible relación del aumento de suicidios con la Ley de Violencia de Género. Las preguntas venían motivadas por los datos que ofrecía el siguiente gráfico:

Como podemos observar hay un salto entre 2006 y 2007. ¿Pero a qué es debido realmente? Tras investigar un poco con los datos se ha observado que es un simple cambio de criterio a la hora de contabilizar suicidios. A partir del 2007, el INE decidió lo siguiente:

Desde 2007, siguiendo los estándares internacionales en la materia, se ha adoptado la decisión de suprimir los boletines del suicidio, y obtener la información estadística relativa al suicidio a partir de la información que ofrece el boletín de defunción judicial que se utiliza para la Estadística de Defunciones según la Causa de Muerte.

Tras acudir a la Estadística de Defunciones según la Causa de Muerte, se han obtenido los siguientes datos navegando entre los diversos informes

año Suicidio hombre Suicidio mujer Total
2010 2456 689 3145
2009 2743 686 3429
2008 2648 773 3421
2007 ? ? 3263
2006 2504 730 3234
2005 2557 824 3381

Como podemos observar la tasa no aumenta. Incluso en 2010 y en plena crisis se reducen -lo que daría para otro debate sobre si los desahucios afectan al número de suicidios-. No obstante hay que indicar que faltan los datos de 2011 y 2012. En conclusión, y contestando a la pregunta que lanza el título de este artículo, no se puede observar aumento objetivamente hablando. Lo que no quita que la actual Ley de Violencia de Género sea injusta al despojar a los hombres de la presunción de inocencia o al no luchar contra la violencia de mujeres a hombres, o de parejas del mismo sexo.

Los puntos a mejorar en UPyD

Siempre he pensado que cuando uno siente simpatías o atracción a cierto partido político es porque las ideas que tiene se ven reflejadas en mayor o menor parte por dicho partido. Sin embargo, muchas veces vemos o intuimos que hay simpatizantes o afiliados que esperan a ver qué ideas salen del partido para defenderlas como si fuesen suyas. No sé qué pensará el común de la gente, pero creo que esto roza el sectarismo. Por eso veo como algo anecdótico, cuando no sospechoso, que se comulgue con todas y cada una de las ideas de una formación. Por ejemplo, muchos afines a Unión Progreso y Democracia defienden muchos de sus valores, pero no se cortan un pelo a la hora de decir qué no les gusta de la fomación y que podría mejorarse o eliminarse. Hay un claro y sano ejemplo en el foro Territorio Magenta —cuyo hilo ‘Cosas que no os gustan de UPyD’ animo a leer—. Esto no entra en conflicto a la hora de acatar ciertas resoluciones para no crear bandos irreconciliables, pero hay movimientos de diferente opinión, tales como la agrupación en la formación tanto de liberales como de socialdemócratas, en claro signo de transversalidad.

Muchos afiliados de UPyD ponen pegas, por ejemplo, a las altas cuotas de afiliación, motivadas por el intento del partido de autofinanciarse. Y este hecho termina repercutiendo en que muchos duden en dar este paso. Otro punto que siempre da quebraderos de cabeza son las campañas de bulos por prensa e Internet para desacreditar a la formación. Ésta muestra una cierta pasividad ante estos hechos y no da pronta respuesta, dejando todo el peso a simpatizantes ciberactivistas —quienes hacen lo que están en sus manos, pero en ciertas ocasiones no es suficiente y quedan los bulos como leyendas urbanas a lo largo del tiempo—.

También está el punto de que  resulta extraña la reiterada negativa de UPyD de formar coaliciones electorales con partidos que tienen muchos puntos en común, como Ciutadans en las anteriores elecciones autonómicas catalanas. Quizás esta postura magnifique en ciertas personas la idea de que existe altanería en algunos miembros del partido, basándose además en que pocas veces los portavoces del partido aplauden los aciertos y buenas ideas del resto de partidos o el poco ejercicio de autocrítica tras algunos malos resultados en los pasados comicios autonómicos. Por cierto, con el tema de la defensa de un bilingüismo libre y real, tal y como se defiende en las autonomías con varias lenguas oficiales, la web carece la opción de navegar en alguna de las lenguas cooficiales diferentes del castellano, cosa que le daría muchos apoyos y eliminaría suspicacias de ultranacionalismo españolista —el lobo que tiran las formaciones declaradamente nacionalistas—.

De puertas para dentro, muchos no ven con comodidad la gran fuerza que tiene el aparato interno. Han sido varias las veces donde a un candidato se la ha dado mucha publicidad frente al resto de ellos, por lo que este “favorito” casi siempre termina ganando las primarias. Incluso se ha advertido que hay poca claridad en los estatutos al hablar de la duración máxima de las gestoras provisionales, en casos de consejos locales o territoriales disueltos o dimitido: los estatutos establecen un plazo de dos meses para la asamblea territorial que reelija ese órgano, pero también establecen que puede prolongarse esa situación si existen circunstancias excepcionales. Tampoco a la larga hace bien el alto personalismo sustentado por Rosa Díez, que si bien es la principal promotora de la formación y unas de las mejores diputadas de estos últimos tiempos, opaca la aparición de nuevas caras (aparte de los famosos que se acercan a apoyar la formación) que puedan ser vistas como recambios.

Otro punto de dicotomía es su defensa de una España federal, que si bien plantea un freno a los desmanes nacionalistas, no llega a ser entendida por los españoles, que hoy por hoy en las encuestas claman por un Estado más centralizado. Relacionado con esto, un tema importante más y que desconcierta a muchos afiliados es la ausencia de defensa de la causa republicana cuando se defiende a bombo y platillo la igualdad real entre todos y cada uno de los españoles y la crítica a los privilegios —sobre todo a los forales—.

Algunos llegan a insinuar la poca presencia de UPyD en temas sociales, ya sea en las últimas manifestaciones, o en sus posturas sobre los temas de la prostitución, el aumento de gasto militar, la educación para la ciudadanía, el apoyo a las subvenciones estatales, la liberalización de horarios o el uso de reactores nucleares.

En fin, que como todas las cosas de este universo, no hay nada perfecto, pero muchos de los que estamos ilusionados con este proyecto podemos aportar nuestro granito de arena para ir mejorando poco a poco. Una actitud de crítica constructiva siempre ayuda y, en este caso, se recibe con brazos abiertos.

Cuando confundimos discriminación positiva con igualdad

Tras la tormenta llega la calma y, una semana después de los polémicos tweets de Toni Cantó sobre la violencia de género, va siendo ya hora de hacer una reflexión que vaya un poco más allá de pedir la dimisión del único político (que me corrijan si no es cierto) que, tras cometer un error, ha pedido disculpas no una, sino hasta en tres ocasiones.

Lo cierto es que el revuelo generado por la traicionera red social de los 140 caracteres y las poco acertadas informaciones sin contrastar del diputado de UPyD han llevado, no a pocos ciudadanos, aquéllos que han decidido pasar del linchamiento a una actitud algo más productiva, a hacerse las siguientes preguntas: ¿es la Ley Integral contra la violencia de género una ley justa? ¿Realmente está siendo efectiva? ¿Es discriminatoria hacia los hombres? Incluso algunas atrevidas nos hemos osado plantearnos ¿es realmente una ley feminista o es más bien machista?
La actual ley de género promovida por el PSOE y aprobada en el año 2005 parte del siguiente supuesto: las mujeres han sido minusvaloradas, despreciadas y maltratadas durante siglos, su palabra era considerada menos que la de un hombre, la violencia contra ellas era una lacra y había que erradicarla. Hasta aquí creo que pocos discreparán, nadie va a negar la lacra que ha supuesto y, por desgracia, sigue suponiendo, la violencia machista, y nadie va a poner en duda que es necesario legislar para acabar con ella, pero ¿cómo legislamos?
Tras más de siete años de aplicación de la Ley Integral contra la violencia de género, el número de muertas por violencia machista no ha bajado, la conclusión lógica es que esta ley no está cumpliendo la finalidad con la que fue concebida, pero, por algún motivo que yo sinceramente desconozco y sobre el cual no voy a especular aquí, la ley no ha sufrido ninguna alteración, y ponerla en tela de juicio conlleva el linchamiento a quien ose hacerlo por una importante parte de la sociedad española tachándolo de machista, maltratador o incluso asesino, adjudicándole una supuesta “ideología que mata” (http://www.libertaddigital.com/espana/2013-02-25/las-juventudes-de-iu-piden-ilegalizar-upyd-vuestra-ideologia-mata-1276483304/).

Considero, y es ésta una consideración personal que el lector no tiene por qué compartir, que la actual Ley Integral contra la violencia de género es una ley machista, ésta da a entender que las mujeres, tras ser consideradas durante años seres inferiores, son ahora un colectivo susceptible de ser protegido, que necesitan de leyes de discriminación positiva que las ayuden. He de reconocer que nunca he sido muy amiga de las leyes de discriminación positiva, pero lo que me niego es a reconocer que las mujeres somos un colectivo que necesita de este tipo de leyes, las mujeres somos más de la mitad de la población española, somos una parte suficientemente importante de esta sociedad como para que se hagan leyes exclusivas para nosotras. Yo como mujer no las quiero.
La actual ley de género, invito a todos y todas a echarle un vistazo, da más valor a la palabra de una mujer que a la de un hombre, la presunción de veracidad que se otorga a la palabra de una mujer que denuncia a su pareja o expareja por violencia de género invalida la presunción de inocencia del hombre que, sin necesidad de ninguna prueba más allá de la palabra de ésta, se ve pasando una noche en el calabozo y con una orden de alejamiento que le impide acercarse, no sólo a la mujer que ha interpuesto la denuncia, sino a sus hijos y a su propia casa.
Creo que una ley que da más valor a la palabra de una mujer define a la mujer, una de dos, o como un ser superior, lo que me parecería no menos que el fin de la lucha por la igualdad real y efectiva; o como un ser inferior, que necesitaría de esta discriminación positiva.

No me gustaría acabar sin dejar claro que la actual ley de género no está cumpliendo con su objetivo, el número de muertes por violencia machista sigue siendo prácticamente el mismo, y de estas víctimas el porcentaje que denuncian sigue oscilando entre el 20%, tenemos una ley de género que ha dado a las mujeres un arma de doble filo, y no voy a ser yo quien se aventure a decir cuál es el porcentaje de denuncias falsas, pero lo cierto es que a fecha de hoy el gobierno sigue sin ofrecer datos fiables.
Y todo esto se ha hecho en nombre de erradicar la triste realidad de la violencia machista, objetivo que desgraciadamente no se ha conseguido.

“Los animales no tienen derecho a la libertad ni a la vida”, dice Toni Cantó

El titular de esta entrada es el titular que ha aparecido en muchos medios de comunicación sobre la intervención en el Congreso de Toni Cantó, diputado de UPyD, a raíz de la iniciativa legislativa popular que pide que los toros sean declarados bien de interés popular. Veamos a continuación esa intervención:

Lee el resto de esta entrada

“Los niños tienen que aprender inglés y matemáticas, todo lo demás es secundario”

Estas declaraciones están realizadas por Jesús Fernández Villaverde, doctor en economía, en una entrevista que concede al diario Faro de Vigo.

Lee el resto de esta entrada