Archivo de la categoría: Uncategorized

Consejo Político del 28 de marzo: Lo que yo diría si estuviera allí.

El título es bastante auto explicativo. No soy miembro del Consejo Político, pero si lo fuera, pediría intervenir para exponer este texto. Es un discurso huérfano, que no tiene quien lo lea. Si por casualidad alguien que comparta el contenido del mismo tiene a mano a algún vocal del CP, tiene mi permiso para pasárselo y proponerle que lo haga suyo. Es más, me encantaría que tal cosa pasara. Si no, será su destino quedar como una reflexión más de este blog.


Permitidme que comience mi exposición con una reflexión histórica. Desde la época clásica hasta la edad moderna las clases gobernantes cuidaron de no romper su palabra y de no actuar de forma desleal. Esto no se hizo sólo por valores culturales, sino que había en ello un fondo pragmático. En efecto, se consideraba que quedaría en la memoria esta conducta y que en adelante nadie confiaría la persona que así hubiera actuado o en su familia.

Así, Benedict Arnold, tras rendir su fuerte por unas miles de libras, encontró al final de la guerra el rechazo de ambos bandos. Por su parte, Napoleón traicionó a su aliado español y eso fue uno de los factores determinantes de su derrota. Otro supuesto famoso, Brutus, tras traicionar al César, acabaría quitándose la vida totalmente derrotado y odiado por el pueblo de Roma.

Me apena pensar que de darse estos casos hoy, lejos de producirse repudio alguno, las personas protagonistas hallarían éxito y quizás hasta serían líder de algún partido. Supongo que uno de los males de nuestro tiempo es la inmediatez y la falta de memoria. Sólo así se explica que personas tan inteligentes y válidas puedan hacer un análisis tan exento de memoria. Me refiero, ahora mismo, a aquellos que quieren pactar con Ciudadanos.

Recordemos brevemente el pasado de este partido y, sobre todo, de su Directiva. Accedieron a su puesto gracias al apoyo de fundadores a los que posteriormente traicionaron. Amargamente lo explicaba Robles. Posteriormente, pactaron con la ultraderecha, traicionando sus valores. Recientemente se aliaron con localistas, como CAPI, a la que abandonaron por correo tras haberlos exprimido.

Sólo con falta de memoria o con mucha ingenuidad puede explicarse pedir sinceramente una alianza con quien traiciona su valedor, prescinde de sus principios en pos de resultados electorales, y deja de lado sus aliados de forma desleal cuando le resulta rentable. La pregunta que me hago es, ¿por qué iban en la Directiva de Ciudadanos a tratarnos a nosotros mejor que a CAPI, a los fundadores del partido o a respetarnos más que a sus propios principios? ¿Qué motivo hay para confiar? Porque sin confianza, no se pueden construir alianzas. Porque nada impediría que se nos usara y después se nos tirara, como en los casos antedichos, o que se aprovecharan las conversaciones para dejar una imagen de total derrota de UPyD y falta de proyecto autónomo y luego romper las negociaciones bajo cualquier excusa.

Habrá quien defienda ese pacto como una cuestión de estrategia mediática. Tratar de parecer amables. Quien así lo haga debe valorar que pueden fácilmente defenderse desde la Directiva de Ciudadanos simplemente diciendo que ya se han venido las bases de UPyD a su partido y que quienes ahora quieren entrar son sólo los cargos burocráticos. O simplemente que ya no interesa porque en UPyD ya no queda nadie a la vista de los resultados. Daríamos imagen de derrotados y además de ser lo mismo, lo cual sería un gravísimo error.

¿Qué propongo entonces? ¿El inmovilismo? No. Propongo un análisis de la situación y encaminar nuestro proyecto hacia donde nos indique, mediante un Congreso Extraordinario al que lleguemos ya con un borrador de plan. El motivo esencial de abrir ahora el proceso que nos lleve a dicho Congreso Extraordinario, aunque se lleve a cabo tras las autonómicas, es precisamente tener un proyecto ilusionante que ofrecer, puesto que si damos apariencia de inmovilismo nos pasará gravísima factura.

A continuación, haré un análisis de datos que nos permiten dilucidar cual es la situación y propongo en líneas muy abiertas hacia donde encaminarnos.

Primera cuestión: Ya en las europeas presentamos una lista que conllevó la fractura del partido en Europa y la apertura de una crisis interna. Parte de los cargos elegidos por el Consejo de Dirección fallaron estrepitosamente en cumplir con lo esperado y han hecho gran daño al partido. Esto es su responsabilidad personal, pero también de quien los consideró válidos para el cargo y les incluyeron en dichas listas.

Segundo: En las elecciones primarias previas a las europeas apenas participaron 35 simpatizantes. Parece claro que algún error se ha cometido a la hora de implicar a las bases, puesto que estas son muy participativas y muy críticas, en general. Lo deja claro la actual situación, donde frente a los errores del Consejo de Dirección y diversos cargos, nuestra militancia ha actuado de una manera leal y meritoria.

En base a este análisis, creo que el exceso de centralización de la toma de decisiones en cargos orgánicos ha sido un grave error que ocasionalmente ha llevado a la selección de candidatos sin lealtad al proyecto y sin lazos con la militancia, sin duda debido a la desconexión de dichos órganos con la militancia “de a pie”. También defiendo que nuestra militancia ha demostrado tal madurez que haríamos bien en apoyarnos en ella.

Por ello, las líneas básicas, y sin ánimo de exhaustividad, sobre las que creo que debe construirse este proyecto son las siguientes:

En primer lugar, dar más mecanismos de participación a las bases. No hablo de asamblearismo, sino de darles facultades consultivas y de control. Hablo de incluir a los simpatizantes en las Asambleas Locales, para mantenerles informados y participativos de una forma más directa. Y de establecer que el Consejo de Dirección deba comparecer por medio de alguno de sus miembros o una delegación de estos, ante todas las Asambleas del territorio sobre el que se extiende su autoridad, tanto a nivel autonómico como local, con periodicidad logicamente distinta en función de la Asamblea de que se trate. También, cabría la posibilidad de articular el deber de comparecencia del Consejo Territorial a nivel de la Asamblea Local en aquellas Comunidades Autónomas especialmente extensas o con gran cantidad de afiliados.

En segundo lugar, apoyaría que se crearan mecanismos y miembros encargados de favorecer la integración e implicación de nuevos afiliados y simpatizantes a nivel de las Asambleas Locales.

En tercer lugar, todo lo anterior ha de ir acompañado de una fuerte campaña de captación de afiliados y simpatizantes, por medio de bajadas de cuotas, acompañadas de aportaciones adicionales voluntarias; incluso aunque esto suponga disminuir nuestro gasto. Con la finalidad de crear un movimiento de amplias bases, proyecto que sé que es complicado, pero que también es más necesario que nunca.

En cuarto lugar, asimismo creo que hace ampliarse el número de puestos elegidos por los afiliados y simpatizantes en primarias. La proporción de miembros elegidos por las direcciones y por los afiliados puede discutirse. El objetivo de esto debe ser que no haya ningún representante de UPyD sin relación y lazos ciertos con la militancia.

Y, por último, en quinto lugar lugar, desde una perspectiva estratégica creo que además de posicionarnos en una posición e imagen de mayor participación – lo cual actualmente es bastante demandado en ciertos sectores sociales-, debemos recuperar el voto que obtuvimos en 2011. Un voto progresista pero sin complejos, un votante que actualmente duda del radicalismo de Podemos y encuentra al PSOE de poca confianza, lleno de clichés y envejecido. Porque es el votante progresista y moderno al que atendemos por naturaleza y en la política la coherencia ideológica es esencial. Así lo demuestra que de 2011 a 2015 hayamos perdido nuestro votante más progresista por tratar de beneficiarnos de desgaste del PP. Votante que no era afín a nuestra ideología y que hemos perdido en cuanto a parecido un partido reformista light que competía con nosotros por dicho voto.

Volvamos a nuestras raíces y a la vez demos más capacidad de supervisión y control a nuestras bases, porque tenemos una militancia que es un lujo, un orgullo y que debemos cuidar. Y adoptemos una hoja de ruta ya, lo suficientemente abierta como para permitir modificaciones posteriores, pero lo bastante concreta para poder ser considerada un proyecto creíble, puesto que de lo contrario llegaremos a las elecciones municipales con la apariencia de no haber reaccionado, de estar noqueados o de no haber realizado autocrítica alguna.

Las tarjetas opacas sobre la mesa

En la prensa se está hablando mucho de las tarjetas opacas, con las que gente como Rato, Blesa y toda esa caterva de parásitos se daban la buena vida a costa de Bankia, que tanto dinero nos ha costado, en lo que viene siendo uno de los mayores expolios de este país – y tristemente no el mayor por la cantidad de robos de guante blanco que se dan en nuestra tierra.

tarjetas-black

¿Pero sabéis de qué no se habla? De que la Fiscalía, inicialmente, se negó a comenzar las investigaciones. Intervenido el Ministerio Fiscal por el cáncer que es la corrupción del PPSOE, y regido por el principio de jerarquía, los fiscales no podían o no querían actuar contra lo que se está demostrando como un enorme fraude.

Entonces, UPyD tomó el relevo, iniciando acciones judiciales con la querella contra Bankia, una de las mejores actuaciones de UPyD, sin dudas, por su relevancia y porque aspiraba a llevar a la realidad lo que es una ilusión de todos los españoles: que los gestores corruptos de Bankia, que nos habían robado a todos los ciudadanos, pagaran por sus delitos.

Los siguientes dos años han sido duros, llenos de guerras contra la mafia, sus bien pagados abogados y sobre todo, sus cortinas de humo en la prensa y su bien pagada propaganda (desde ahí sin dudas empezó el acoso y derribo contra UPyD, hasta entonces pretendían omitir al partido). Pero al fin se está sacando todo a la luz, a pesar de ellos y sus poderes.

En la página que os he puesto antes como hipervínculo: http://www.querella-bankia.es tenéis todo muy bien explicado, con todos los detalles del proceso, fechas de declaraciones, antecedentes, etcétera. Os recomiendo encarecidamente leerlo a todos los que no os dé igual la corrupción y queráis saber hasta donde llega todo. Por evidentes motivos, sólo saco de ahí este extracto:

El de Bankia es el caso que mejor simboliza el colapso del sistema financiero español: una caja de ahorros politizada, opaca y mal gestionada por unos directivos y consejeros con sueldos millonarios, que se fusionó con otras cajas en su misma situación por una decisión política, cuya salida a bolsa se anunció a bombo y platillo, que participó en el engaño de las preferentes y que, finalmente, fue salvada de la quiebra con dinero público tras el rescate de la Unión Europea al conjunto del sistema financiero español. Todo esto mientras en España se superaban los 5 millones y medio de parados y el país seguía hundiéndose en el pozo de la crisis más de cuatro años después de su estallido.

Pues bien, gracias a que UPyD y gente como Herzog no se conformaron con que esta gentuza se fuera de rositas, hoy por hoy tenemos una investigación en la que Rato y Blesa han tenido que pagar 19 millones de fianza, en la que ya nadie quiere avalarles y en la que, al fin, parece que van a llegar las responsabilidades penales.

Y gracias a esto también se ha demostrado la alta incidencia de casos no investigados por la Fiscalía, reforzando la idea de la necesidad de independencia del Ministerio Fiscal -recordemos que el juez no puede condenar a un corrupto si la Fiscalía politizada no acusa, salvo que lo haga alguien querellándose con el enorme coste que eso tiene, con lo que a menudo se da la impunidad de los corruptos. Esta independencia de la justicia, tanto de los órganos judiciales como de la Fiscalía y la policía es uno de los pilares de UPyD. Y junto con cosas como esta querella contra Bankia, el motivo de que tengan mi voto.

Con esta lucha por la justicia en el caso Bankia que cuesta dinero, sudor y sangre, y con cosas como que se negaran a participar en el reparto de la la televisión y la justicia vasca, a entrar en la empresa pública en Murcia, a entrar en el Consejo de Administración de la Caja de Ávila y de la Caja de Burgos así como renunciando a nombrar cargos politizados de TVE y TeleMadrid, UPyD demuestra que su lucha contra la corrupción no es solo palabras.

La crisis económica y su repercusión en la liga Endesa

Tras el final de la Liga de la Asociación de Clubes de Baloncesto, en la que el Real Madrid se proclamó campeón tras vencer al Barcelona Regal en la final por el título, toca hacer balance de la temporada y sobre todo análisis de lo que nos puede deparar el futuro.

Comencemos, antes de meternos en temas de futuro, con los play-off.

En los cuartos de final el Real Madrid eliminó al Blu:sens Monbús, en la primera fase final que disputaba éste; el Barcelona eliminó al Uxúe Bilbao ; el Herbalife Gran Canaria al Caja Laboral (la sorpresa de los cuartos, y que a la postre supondría la destitución de su entrenador, Zan Tabak); y el CAI Zaragoza eliminó al Valencia, dejándonos esta eliminatoria el mejor partido de estas fases finales, con 3 prórrogas y récord de anotación en un partido de play-off (demostrando que para ofrecer buen baloncesto no necesariamente hay que tener las mejores plantillas ni jugadores estrella sino simplemente equipos igualados).

En las semifinales no hubo sorpresa, Real Madrid y Barcelona eliminaron a sus rivales, CAI y Herbalife  respectivamente, para así citarse en la final. En ella ganó el Real Madrid tras ganar el quinto partido de la final en su cancha. Justo vencedor el Madrid, en mi opinión, sobre todo para darle premio a la gran temporada que hizo en la fase regular, donde fue primero; aunque también hay que decir que le costó doblegar al Barcelona más de lo esperado, teniendo en cuenta que la plantilla azulgrana sufrió muchas bajas por lesiones.

Ahora que ya hemos hablado del ganador de la liga, centrémonos en la parte baja de ésta. Manresa y Lagun Aro eran los dos equipos que habían descendido por quedar los dos últimos en la fase regular. Y Ford Burgos y Lucentum Alicante eran los dos equipos que debían entrar en la ACB. Pero estos dos equipos no pueden subir por no reunir el dinero suficiente para ello, por lo que Manresa y Lagun Aro seguirán probablemente en la máxima categoría nacional. La crisis económica está asfixiando a muchos equipos, sobre todo a los más humildes, y en muchas ocasiones, demasiadas, los méritos deportivos no se ven recompensados por problemas económicos.

Algo parecido le ha pasado al Herbalife Gran Canaria, que también por problemas económicos ha renunciado a jugar la Eurocup.

Y hablando de Europa, no todos los despropósitos son debido a la economía, a veces se deben simplemente a la falta de sentido común. Así, podríamos preguntarnos por qué el Unicaja de Málaga, después de su desastrosa temporada en la que no fue capaz de clasificarse ni para la Copa del Rey ni para los play-off, sigue teniendo plaza para jugar en la Euroliga, en vez de ofrecérsele esta plaza a equipos que han hecho mejor temporada como por ejemplo CAI Zaragoza o Valencia. Me atrevo a decir que poca gente entiende los criterios que se siguen para ver qué equipos juegan la Euroliga y qué equipos no.

El domingo nos llevamos la alegría de que la selección femenina española ganó el europeo frente a Francia (en lo que supuso la despedida en la selección de Amaya Valdemoro y Elisa Aguilar). Y es que el baloncesto femenino no se libra ni mucho menos de la crisis. Muchas de nuestras internacionales han tenido que emigrar a otras ligas y los clubes femeninos, que es donde se forman las jugadoras que luego van a la selección, se encuentran en apuros económicos o directamente desaparecen.

El baloncesto español, sin tener la mejor liga del mundo, ha tenido siempre un buen nivel. Esperemos que esta crisis económica no eche por tierra esto.

Tiempos difíciles para la Corona

Ante los últimos sucesos, la Corona Española ha estado en el centro de muchas miradas y el halo de intangibilidad y sobreprotección ha desaparecido para siempre. Durante el último año se han sucedido multitud de hechos que han puesto a la Familia Real en el ojo del huracán.

Uno de los casos más rimbombantes, y que han despertado las iras popular y mediática, ha sido el tema de las supuestas operaciones fraudulentas de Iñaki Urdangarín mediante su participación en Nóos y Aizoon, donde posiblemente se lucró incluso utilizando fundaciones de niños discapacitados como tapadera y numerosas cuentas en paraísos fiscales tales como Suiza e Islas Caimán. A pesar de las advertencias de la Casa del Rey para que dejase dicha actividad primero y de haberse trasladado a Washington después, mantuvo contactos con su socio Diego Torres y, según parece, el propio Rey siguió esporádicamente ayudando a su yerno en la consecución de varios contratos que terminaron en nuevos desvíos de dinero a sus cuentas. Además, las sospechas sobre la participación de su esposa, la infanta Cristina, también han circulado en corrillos periodísticos y en el ambiente judicial. El pseudosindicato Manos Limpias quiso encausarla y, tras varios episodios de lo más surrealistas —como el llamar a declarar o no a la esposa de Torres, o el intento de evitar la cárcel devolviendo una parte de lo defraudado—, las dudas sobre si la Duquesa de Palma sabía qué firmaba y qué se acordaba en las reuniones de la fundación siguen vigentes.

El accidente de escopeta de Froilán, primer nieto de Juan Carlos I, reveló que hubo una negligencia por parte de su padre a la hora de dejar usar a su propio hijo un arma prohibida para chicos de su edad. Aparte de las apreciaciones éticas que tengamos sobre la actividad cinegética y la poca gravedad de la herida, el delito parece que no va a juzgarse. Tiempo después ya no se escucha  si los juzgados de Soria siguen adelante en sus investigaciones, o si la posibilidad de multa ha sido descartada y olvidada. La personalidad de Froilán es una cosa que puede arreglarse con educación y normas de comportamiento, pero la negligencia de  Jaime de Marichalar es algo que no ha de dejarse sin más. Tampoco las actitudes altaneras de las infantas Pilar y Elena ayudan a conciliar a la población con la Familia Real, ni indican reflexión por parte de ésta.

Pero todo lo anterior queda eclipsado en gran parte por el accidente del Monarca en Botsuana cuando estaba de cacería de elefantes, acto ya de por sí rechazado por muchos españoles. Saliendo del país sin que apenas tuviesen constancia los miembros del Gobierno para ir a matar elefantes, hizo despertar la ira dormida de los ciudadanos. Importó poco que todo fuese sufragado por su contacto con la casa saudí Eyad Kayali: el Rey salió a darse un lujo cuando el paro y la crisis están golpeando a España con gran intensidad. Esa semana se olvidó de lo mucho que le preocupaba el paro juvenil y fue a Botsuana a disfrutar de una de sus aficiones. Si no hubiese acaecido el accidente de cadera nadie se habría enterado. Y, por si fuera poco, se reveló que estaba con su gran amiga Corinna Larsen (también conocida por su apellido de casada, Zu-Sayn Wittgenstein), representante personal del Rey con otras casas reales desde hace años y, según Pilar Eyre, su amante desde 2006. La tardanza de la Reina en acudir al hospital por no adelantar su regreso de Grecia, su fugaz visita y la inexistencia de celebración de sus bodas de oro indican que el matrimonio parece que lleva tiempo roto. Seguramente hubo mucho debate y análisis en la habitación del hospital, concretado en las sorprendentes disculpas de Juan Carlos I, inmediatamente aceptadas por la mayoría de la población. Pero esto no basta por sí solo, y la ínfima reducción del presupuesto para la Casa del Rey (2%) y la negativa del Gobierno de incluirla en la Ley de Transparencia han echado más leña al fuego.

La Corona está en sus horas más bajas de popularidad y en la final de la Copa del Rey se demostró que hay un descontento generalizado. Quizás para contrarrestarlo, la actividad del príncipe Felipe ha aumentado vertiginosamente, y el propio Rey ha encabezado una delegación empresarial por Latinoamérica para poder concretar algún contrato importante tras las últimas acciones de Argentina y Bolivia. Puede que sea necesaria una renovación completa en la institución, comenzando por la creación del tan ansiado Estatuto de la Corona y terminando con una abdicación. Una renovación que implique además más transparencia y más contacto con la ciudadanía. Todo esto puede ayudar, pero también se hace necesario que se baraje la posibilidad de llevar a cabo un referéndum, donde la poco consultada población española diga si sigue manteniendo su confianza en la monarquía o si está dispuesta a cambiar sus simpatías por una propuesta republicana.