Archivo del sitio

Solidaridad y Cataluña

SolidaridadDe toda la vida nos han enseñado que la solidaridad es una forma de actuar voluntaria por la que se da algo que nos sobra a quien lo necesita.

Sin embargo, en los Estados sociales y democráticos, como es España, la solidaridad no es un gesto voluntario. La solidaridad viene impuesta, el ciudadano no tiene la opción de elegir si su dinero se destina a otros ciudadanos más necesitados o no. Eso es plenamente cierto, y es consecuencia de vivir en un Estado social. No conozco a nadie que se queje de que está percibiendo una prestación por desempleo, por jubilación o una subvención del Estado a fondo perdido, como las ayudas a los estudios, las llamadas “becas”.

En mi opinión está bien que existan estas ayudas, aunque no me parece oportuno que se utilicen como patente de corso para no tener o no buscar una fuente de ingresos distinta. Me explico, un parado no debe conformarse con recibir la paga por desempleo, debe buscar seriamente empleo o generárselo él mismo si es posible. De ahí que se retire estas prestaciones a quienes no buscan empleo o rechazan varias ofertas. Un jubilado no debe conformarse con la pensión de jubilación, debe tener unos ahorros, ya que, ¿qué haría si no existiese la pensión de jubilación? Un estudiante no debe depender únicamente de las becas, salvo que la situación familiar sea tan pésima que si no consigue una beca no pueda estudiar.

Pero hay algunas personas que se escuecen por estar en el otro lado de la moneda, el que financia esas ayudas. Véase los independentistas catalanes. Y pongo un ejemplo de una pequeña disertación de un catedrático catalán que explica cómo se compensa lo que Cataluña gana en su balanza comercial con España con las ayudas que los catalanes financian al resto de españoles.

http://www.columbia.edu/~xs23/catala/articles/lluch/deficit.htm

Tiene razón en algunas cosas, cierto es que Cataluña hace un esfuerzo fiscal importante ya que su nivel económico es superior y, por lo tanto, reciben unas ayudas inferiores ya que no las necesitan de igual manera que en otros lugares. Y también es cierto que Cataluña basa gran parte de sus ingresos en la exportación al resto de España, por lo que se forma un círculo vicioso e incluso se anula la famosa frase de “España roba a Cataluña” con la de “la balanza comercial España-Cataluña favorece a Cataluña”. Pero esto no calla las voces independentistas que hacen  la vista gorda con aquéllo que no les interesa mostrar, como es la dependencia comercial de Cataluña con el resto de España. Tienen siempre en la boca lo que más les interesa, el dinero que pone Cataluña para ser solidaria con el resto de la Nación.

Son estas cosas las que me hacen dudar de si la solidaridad impuesta es una buena idea o no. La sociedad no llega a comprender los beneficios de ésta ni sus motivos, formándose ideas incorrectas, tanto por parte de los que más esfuerzo hacen como por parte de los que más se benefician de ella.

Ahora mi pregunta es: si Cataluña se independizase, ¿tendría un modelo social y solidario?

Porque es obvio que si lo tuviesen incurriría en una grave hipocresía. La de no querer compartir con otras personas por ser de Andalucía pero sí hacerlo con otras personas por ser de Cataluña, aunque vivan a 200 km de mi hogar. ¿Qué más dará que una persona viva a 900 ó a 200 km si ambas son personas lejanas para mí? Se supone que todos somos iguales. Pero si ésa es su idea e intención hoy día y eso es lo que harían tras la independencia, en caso de conseguirla, ¡menudos hipócritas están hechos!

Un saludo para los catalanes con sentido común que se consideran igual que un andaluz y por eso consideran exactamente igual ser catalán que ser español.

Anuncios