Archivo del sitio

IU, UPyD y el lobo

la fábula del lobo, no temed, yo os avisaré cuando viene el lobo

¿Se acuerdan de la fábula del lobo que nos contaban cuando eramos niños? Cada dos por tres se avisaba de la llegada del lobo, pero luego se veía que era mentira. Cuando llegó el lobo de verdad, ya nadie se lo creyó, y este acabó comiéndose a las ovejas.

Algo parecido podría ocurrirle a cierto sector de la política española. En algunos partidos de izquierda —en la mayoría de los casos concentrados en posiciones próximas a Izquierda Unida— es habitual leer por Twitter y otras redes sociales, a usuarios en cuyas descripciones se deduce su pertenencia a esta coalición, insultar gravemente con términos como “fascista”, “neoliberal”, “centralistas”, “extrema derecha” o “falangistas” a partidos o personalidades que no concuerdan con su forma de pensar.

Tradicionalmente son comunes estos ataques hacia la derecha española encarnada en el Partido Popular, pero en los últimos tiempos hemos visto reproducido este fenómeno con partidos más escorados hacia el centro y de corte socialdemócrata/socioliberal como UPyD. Los insultos parecen proporcionales a la intención de voto que los magentas obtenían de las diferentes encuestas, pues aumentan a la vez que sus resultados en las encuestas. Incluso destacados miembros de Izquierda Unida, como Alberto Garzón, ha atacado con dureza a UPyD con estas falacias, tal y como ya se comentó en otros artículos de Vía Magenta.

Pues bien, ¿repetirá la izquierda española todos esos ataques hacia el nuevo partido de Mario Conde (Sociedad Civil y Democracia, SCD)? Aún es pronto para posicionar en el espectro ideológico a SCD ya que ni siquiera se ha realizado el primer congreso constituyente. Sin embargo, todo parece indicar que adoptarán posturas conservadoras, por lo que se puede deducir de las intervenciones de Mario Conde en medios como Intereconomía —del que se rumorea que es accionista— y de los mensajes que van dejando por sus cuentas en Twitter y en su Manifiesto programático. Por ejemplo, La Voz de Barcelona lo etiqueta dentro del humanismo cristiano. Después de acusar en repetidas ocasiones a UPyD de centralistas, cuando estos se han definido claramente como federalistas, ¿qué calificativos le reservarán a SCD después de comentarios vertidos en los que se afirmaba que buscaban la supresión de las autonomías? ¿Que viene el lobo otra vez? ¿Le creerá otra vez la ciudadanía? ¿Será cierto en esta ocasión?

Quizás esta falta de respeto por los adversarios políticos que demuestran tanto los medios afines a Izquierda Unida como muchos de sus miembros, se deba más bien a su falta de voluntad democrática. Y es que cuando se les pregunta directamente si les gustaría un modelo cubano en España y se obtiene la callada por respuesta en el mejor de los casos, hacen que nos preguntemos si a lo mejor ciertos partidos no se sentirían más cómodos en una “democracia” en dónde sólo estuviera permitido constitucionalmente un sólo partido —el suyo, claro. A imagen y semejanza de lo que se refleja en el quinto artículo de la Constitución de la República de Cuba.