Archivo del sitio

Nueva ley del aborto: ¿defensa del “nasciturus” o gallardonada?

Ante la futura reforma de la ley del aborto, repasemos las dos leyes que sobre este tema ha habido en democracia y analicemos la próxima ley que quiere aprobar el gobierno del Partido Popular:

Ley del aborto de 1985

La ley del aborto de 1985 despenalizaba la interrupción voluntaria del embarazo en tres supuestos:

  • Riesgo grave para la salud física o psíquica de la mujer embarazada (supuesto terapéutico).
  • Violación (supuesto criminológico).
  • Malformaciones o taras, físicas o psíquicas, en el feto (supuesto eugenésico).

De acuerdo con esta ley, bajo el supuesto criminológico se podía interrumpir el embarazo durante las primeras 12 semanas; bajo el supuesto eugenésico se podía abortar en las primeras 22 semanas; y se podía abortar en cualquier momento del embarazo en el caso terapéutico.

Ley del aborto de 2010

La ley del 2010 del gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero, vigente actualmente, da un plazo para poder abortar de manera completamente libre, sin ningún supuesto que alegar. Este plazo son las primeras 14 semanas de embarazo. Este plazo aumenta hasta la semana 22 en casos de grave riesgo para la vida o salud de la madre o el feto. A partir de la 22ª semana sólo se puede abortar en dos supuestos:

  • Anomalías en el feto incompatibles con la vida.
  • Detección en el feto de una enfermedad extremadamente grave e incurable.

En esta ley las menores de 16 a 18 años pueden abortar sin autorización paterna.

Nueva ley que quiere aprobar el Partido Popular

La modificación que quiere aprobar ahora el gobierno del Partido Popular es mucho más restrictiva que la de 1985 ya que elimina los plazos de la ley socialista y reduce los supuestos de la ley de 1985 a los siguientes:

  • Violación.
  • Riesgo físico para la madre.
  • Riesgo psíquico para la madre.

Además, para certificar el supuesto de riesgo psíquico, la madre deberá seguir, como mínimo, los siguientes pasos:

  • Comunicar al ginecólogo o al médico de cabecera que quiere abortar.
  • Dos psiquiatras deben dar el visto bueno al aborto (los dos tienen que estar de acuerdo en que el embarazo produce en ella un «menoscabo importante y duradero en el tiempo»; si no, tendrá que seguir buscando hasta que consiga la firma de dos).
  • Mantener una entrevista con el asesor de servicios sociales.

Y digo como mínimo porque es posible que la mujer tenga que recurrir a más especialistas, puesto que la ley deja abierta esta puerta. Un vaga frase de la ley («En la medida que fuera necesario podrán intervenir otros profesionales o especialistas») podría permitir que, si a la Administración no le convencen los informes de los médicos que atendieron a la mujer inicialmente, obliguen a ésta a buscar más opiniones.

¿Y han notado que ya no hay supuesto de malformación del feto? En este caso la mujer debe buscar a un especialista que certifique dicha malformación y a un psiquiatra que verifique que dicha malformación supone un riesgo para su salud psíquica.

Ninguno de los especialistas que aprueben el aborto (psiquiatras o ginecólogos que verifiquen una malformación) debe trabajar en el mismo centro donde se va a producir el aborto.

El aborto es un debate mucho más sencillo de lo que sale muchas veces en tertulias televisivas. No se trata tanto de un derecho de la madre (que no se me escandalice nadie) como de cuándo consideramos que comienza una vida humana. Y éste es el quid de la cuestión, y no otro. Si se considera que la vida humana comienza en el momento de la unión de un espermatozoide con un óvulo, no se podría permitir la interrupción voluntaria del embarazo en ningún caso, exceptuando el de riesgo físico grave para la madre (ahí yo creo que sí, porque entraría en juego la vida de otra persona). Y pongo un ejemplo. Si una mujer da a luz y no quiere tener ese niño, podemos decirle que lo dé en adopción, pero nunca podría asesinarlo, por mucho que sea su hijo, ya que es una vida independiente de ella. Si se considera que la vida humana comienza en el momento de la concepción, no se podría permitir el aborto en ningún caso. Ay, amigo Gallardón, tampoco en el de violación. ¿O permitiríais que una mujer asesinase a su hijo, ya nacido, si éste fue concebido fruto de una violación? El hecho de que Ruiz Gallardón quiera permitir el aborto en caso de violación da a entender, a mi parecer, que ni él mismo se cree que el aborto sea un asesinato, ya que si lo considerase un asesinato no podría permitirlo tampoco en este caso. Y siento ser tan tajante, pero es que es así. En países no desarrollados no es inusual que mujeres que han sido violadas queden embarazadas, tengan a su hijo, lo críen y lo quieran. Si consideras el aborto un asesinato, amigo Gallardón, no puedes consentirlo en caso de violación.

Yo estoy a favor de una ley de plazos. Y voy a defender en el siguiente párrafo por qué creo que es la mejor ley. Creo que para evitar abortos lo mejor sería mejorar la educación sexual para evitar embarazos no deseados. Y en el caso de los embarazos no deseados, ante la falta de consenso sobre cuándo comienza una vida humana, si una mujer no quiere seguir adelante con ese embarazo, la interrupción voluntaria del embarazo me parece la solución menos mala. Creo que se puede llegar a un consenso político sobre un plazo razonable en el que el aborto no sea punible en ningún caso. Este plazo debe estar basado en el desarrollo que tenga el feto al final de dicho plazo. Por supuesto que es algo arbitrario (igual que es arbitrario fijar la mayoría de edad a los 18 años) pero repito que me parece la solución menos mala. Porque desde luego lo que me parece totalmente arbitrario es poner unos supuestos.

¿Por qué una violación es motivo para abortar y no lo es una mala situación económica? Como ya he dicho, nadie diría que hay que asesinar a un bebé que nació fruto de una violación. O se considera el aborto un asesinato o no se considera, pero posturas intermedias son una tontería.

Una ley de plazos (con un plazo razonable en el que el feto no esté muy desarrollado) en la que se informe a la madre de todas las alternativas al aborto (ayudas a la maternidad, posibilidad de dar al futuro bebé en adopción…), pudiendo alargar el plazo en determinados casos (malformación detectada tarde, riesgo físico para la madre…) es la solución menos mala a este problema. Y digo menos mala porque no crean que a mí el aborto no me da ciertos reparos éticos (como digo es muy difícil decir el momento exacto en el que comienza una vida humana), pero obligar a la fuerza a una mujer a terminar un embarazo no va a resolver problemas, sólo los va a generar. Por ejemplo, primer problema que veo a la vista es que con esta nueva ley se va a dar la circunstancia de que profesionales sanitarios (los psiquiatras) van a tener que tratar a las mujeres embarazadas prácticamente como “locas” para así permitirles abortar, cuando todos sabemos que las mujeres embarazadas que toman la decisión de abortar no tienen ningún problema psiquiátrico ni psicológico, ni lo van a tener, tengan al niño o no.

La ley del 2010 de Rodríguez Zapatero tenía un “pero” importante, que era el que las menores de 16 y 17 años podían abortar sin permiso paterno (cuando las chicas de esta edad no pueden ni hacerse un tatuaje sin ese permiso). El Partido Popular podría haber aprovechado su mayoría absoluta para eliminar ese aspecto pero manteniendo el resto de la ley igual. Esto no hubiese armado ningún ruido; pero en lugar de eso ha decidido usar el aborto como arma arrojadiza para dividir a la sociedad entre abortistas y pro-vida.

Si realmente al Partido Popular le preocupase la maternidad de las mujeres y que disminuyese el número de abortos aumentaría las ayudas a la maternidad. Esto sí que haría disminuir el número de abortos y no leyes de supuestos sin ningún sentido.

Por cierto, no sé si saben que desde la entrada en vigor de la ley de plazos del 2010, el número de abortos en España ha descendido. Y es que una ley de plazos no necesariamente tiene que suponer un aumento del número de abortos. Sobre todo si fuese unida de más ayudas para la maternidad.

Anuncios